martes, 27 de julio de 2010

Guerra del Pacífico: Homenaje a Miraflores

Exposición, por la tragedia y gloria de Miraflores 
Conmemoración de la batalla de Miraflores enero 15 de 1881. 

Después de una simple ceremonia castrense con todos los regimientos históricos peruanos (Legión peruana de la guardia, Húsares de Junín, y Regimiento Fannig) como pequeños destacamentos de todas las fuerzas militares, policiales y un agrupamiento de Bomberos. Emplazados en el Reducto Nº2 de Miraflores, ciudad de Lima - Perú. 
Pudimos apreciar en el museo, una exposición extremadamente simple pero con un aporte a la historia de primer orden aportando en cada vitrina material recientemente encontrado. 


Entrevistamos al investigador histórico Rómulo Rubato Suárez; descendiente del General Suárez, héroe de la Guerra del Pacífico. 

 

Acompañado del Señor Rubato recorrimos todas las salas de la exposición, el cual nos dio una breve reseña histórica de la infantería de marina peruana. Para esta exposición se quiso exponer la mayor cantidad de Material fotográfico, dándonos una visión mucho más exacta de lo acontecido hace 120 años por la toma de Lima. 

 

Se puede notar que los peruanos no olvidan los resultados catastróficos de esa guerra y se esmeraron en mostrarnos los destrozos resultado del saqueo de Chorrillos, Barranco y Miraflores por las tropas chilenas. Es irónico que todos los textos de la exposición fueron sacados de fuentes chilenas, que cuentan exactamente lo que se ve en los cuadros y fotos. 

Una colección de uniformes peruanos usados en la guerra, que denotan lo precario de sus equipos de campaña, y lo mal preparados que estaban para la guerra que los tomó por sorpresa. 

 

En la sala Cáceres, existe una maqueta del campo de batalla de Miraflores y parte del de Chorrillos, que es muy ilustrativa, pero lo que es inigualable es un cuadro de la batalla de Miraflores. 

Hablando con el señor Pedro Olaechea, dueño de muchas de los uniformes expuestos, nos da un dato interesante, "los peruanos no usaron gorras blancas hasta la capitulación de Lima" como se cree en Chile, " se comenzaron a usar en la campaña de la Breña" (desde fines de 1881 hasta 1884) "Las gorras peruanas son azules al estilo francés". 

 

Nos mostró además cual era el armamento usado por los marinos peruanos en la defenza de Lima: el fusil remington rolling block cal 43 como pueden ver en la foto. 

 

A las afueras del museo está un cañón recientemente rescatado que participó en la defensa de Lima. Es un cañón Federal Bureau tipo Dahlgrin de 8 " ánima lisa de avancarga que lanzaba balas esféricas. Este tipo de cañón fue desarrollador por los Norteamericanos durante la Guerra de Secesión de 1862. 

 

El cañón está desbocado. Según documentos expuestos en el museo los artilleros peruanos, recibieron órdenes de destruir todas las piezas de artillería para que no caigan en manos chilenas. 

Este cañón fue recuperado por la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" grupo muy entusiasta que en los últimos dos años ha recuperado y restaurado varios cañones como valioso material fotográfico y documentario sobre el pasado peruano y sobre todo de la "Guerra del Pacífico". Entre algunos de sus logros, puede mencionar la restauración de los cañones Voruz de la corbeta peruana "Unión", la restauración de una hermoso cañón de bronce del Navío "San Martín" primer buque insignia Chileno. Es más, podemos decir que si Ud. estimado lector, quiere hacer algún estudio sobre la "Guerra del Pacífico" tiene obligadamente que contactarse con la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" al mail brigadanaval@mail.com

martes, 20 de julio de 2010

Armas Argentinas: CITEFA/CITEDEF (Parte 2)

Armas hechas en casa 
En el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa. 


id-vectores-cym-img1 
id-vectores-cym-img3
En más de 30.000 metros cuadrados, el personal de Citedef trabaja para el desarrollo de sistemas de armas y la modernización del equipamiento de las Fuerzas Armadas. Entre sus objetivos, busca reactivar la industria nacional para la defensa y convertirse en exportador de tecnología de punta. Sus innovaciones han ahorrado gran cantidad de recursos y, además, apuntan al bienestar de la comunidad. Por Lauro Noro / Fotos: Fernando Calzada y Citedef. 

id-telemetria-img3


Al entrar en el apacible predio de Citedef (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa), en Villa Martelli, pocos sospecharían que en sus amplias instalaciones, técnicos argentinos desarrollan y reparan misiles, cohetes, armas de todo tipo, controlan municiones y diseñan radares y simuladores, entre otras cosas. Sin embargo, es así. Más de 600 agentes, en diez departamentos tecnológicos y seis científicos, llevan adelante una tarea que se proyecta en la comunidad. En su órbita, se creó el Régimen para el Personal de Investigación y Desarrollo de las Fuerzas Armadas (RPIDFA) para atraer y retener a las "mentes grises", técnicos y profesionales dedicados al estudio de elementos relacionados con la defensa. La lista es larga. Hay para todos los gustos: electrónica, control y simulación, mecánica, visión aplicada, informática, meteorología, ensayos ambientales y no destructivos, microelectrónica, química, corrosión, plagas e insecticidas, toxicología, láser, etcétera. 

En los últimos años, el organismo ha funcionado sobre la base de los requerimientos de los sistemas de la defensa, que, en principio, son las tres Fuerzas ("el primer cliente", como las llaman), y a ellas se suman desde el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR) hasta la Fábrica Argentina de Aviones y Fabricaciones Militares. "Son nuestros clientes. La industria de la defensa está empezando a funcionar. De esa relación pueden surgir o descubrirse ciertas cosas que podrían comprarse afuer a, pero que también podemos desarrollar acá", revela a DEF el coordinador del instituto, Marcelo Vensentini. 

La industria privada 
Los requerimientos van más allá. "Son los que recibimos de las Fuerzas Armadas de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) de Chile, Bolivia y otros países, sobre simuladores y otros desarrollos", completa nuestro entrevistado. Además, aunque en menor medida, aceptan pedidos del sector privado. "Hace unos años se acercó gente que venía con un material nuevo para reemplazar los cascos de kevlar de los soldados. Hicimos pruebas y ensayos y comprobamos que cumplían con las normas establecidas. En este momento están en manos de la Escuela Superior Técnica del Ejército para analizar si la Fuerza los cambia por otros de producción nacional, que, según los expertos, son mejores que los israelíes que se comercializan", sintetiza. 

-¿Es común este hecho? 

-No. La industria privada vinculada con la defensa no está muy desarrollada en la Argentina. Esta relación es muy importante para nosotros porque para hacer ciertos desarrollos necesitamos materiales e insumos que no siempre encontramos en el país. Uno de los problemas es formar una cartera de proveedores. En ese sentido, es un esfuerzo que recién empezamos a hacer. 

-Aparte, son carísimos si se compran afuera. 
-Así es. Por ejemplo, no hay proveedores nacionales de tubos para hacer cohetes. Entonces, tenemos que trabajar con ellos para mostrarles de qué se tratan, aunque tampoco podemos ofrecerles un mercado porque no lo hay; es casi una industria artesanal. En eso estamos. 

-En general, ¿qué les piden las Fuerzas Armadas? 
-Con ellas tenemos varios programas. Acá se juntan sus requerimientos vinculados con el nivel operativo, con los del Ministerio de Defensa, que puso en marcha una cantidad de proyectos estratégicos. Por eso se formó y está funcionando muy bien una comisión de investigación y desarrollo (ID) desde su seno, en la que se conjugan las demandas de esas necesidades. 

Mejor y más barato 
Con los proyectos estratégicos planteados, hay cinco elementos que se acordaron con las Fuerzas para hacer un camino común. "Es decir, unificamos tecnología y, después, cada una de ellas seguirá con sus investigaciones y desarrollos. Quizá el proceso sea más lento, pero buscamos economizar recursos y esfuerzos y ganar tiempo", acota el funcionario. Los detalla uno a uno. 

El primero, el de la familia de Vectores. En 2009, ensayaron del Gradicom PCX, un cohete de tecnología íntegramente nacional (propulsante, motor, estructura) de 50 a 60 kilómetros de alcance. "Estamos considerando hacer otro de mayor proyección, además de los de uso civil, como el Zonda o los atmosféricos". 

En segundo término, están los programas de seguridad informática y el sistema de manejos de crisis, como la guerra electrónica. "Tienen uso dual y se ensayaron el año pasado con la gripe H1N1, y este año lo hicimos con Chile en un escenario de catástrofes naturales, aunque ya estaba planificado con anterioridad a los terremotos que azotaron al país trasandino", revela. 

El de los simuladores ocupa el tercer escalón. "Los modelos de simulación los hicimos con mucho éxito, con buenos productos y buen requerimiento del mercado. En ese sentido, queremos avanzar en los temas de simulación en conjunto porque todas las Fuerzas los necesitan", dice mientras detalla el del manejo de tanques, los de tiro, armas portátiles, del avión Pampa y el desorientador espacial que aún está en pañales. 

El siguiente elemento es el controvertido tema de los radares. "Llevamos adelante el desarrollo del mantenimiento, reacondicionamiento y repotenciación de uno de ellos para la Fuerza Aérea, lo cual le ahorró mucho dinero. Afuera le cobraban 200.000 dólares y nosotros hicimos el trabajo por 12.000. Ahora, tenemos en arreglo el radar del rompehielos Irízar para terminarlo el año que viene". Por último, atienden las necesidades de los planes operativos de las Fuerzas Armadas, como la prolongación de la vida útil de las municiones y su puesta a punto. 

Exocet a nuevo 
En cuanto al empeño emprendido con los misiles, Vensentini muestra con orgullo la repotenciación alcanzada con los Magic de la Fuerza Aérea y los Aspide y Excoet de la Armada. Tira números. "Ponerlos en funcionamiento otra vez, por vencimiento del motor o falla de algunos de su componentes, demandaba un alto costo -en el orden de los 220.000 dólares- y así quedaba inutilizada una capacidad gigantesca de recursos. Y nosotros, con mucho menos dinero, pudimos reflotarlos". Como dato ilustrativo dice que a uno de aquellos lo desarmaron, lo estudiaron y lo hicieron de nuevo. "Entonces, la capacidad misilística de ambas fuerzas prácticamente en desuso pudo ser puesta a punto otra vez, sin necesidad de comprar nuevos elementos que cuestan 20 veces más". El año pasado entregaron los 12 primeros misiles y ahora están por hacer lo propio con los Exocet que estaban fuera de servicio. 

Por su parte, para el Ejército están concluyendo con la transferencia de tecnología del lanzacohetes VC de 30 mm, cuyos seis primeros prototipos fueron entregados a Fabricaciones Militares para producirlos en serie; el Kaliv, un cañón de 105 mm en pleno desarrollo; la fabricación de un misil de mediano alcance tierra-tierra de 70 kilómetros; el CX70, sobre la base de su propia cohetería; y el nuevo mortero de 81 mm, de fibra de carbono y soporte metálico. 

¿Es todo? No. En los laboratorios y talleres de Citedef salieron elementos de visión nocturna para buques y blindados, equipos de simulación para tiro de armas portátiles y tiro de artillería, manejo de tanques y duelo entre blindados como el Neo Nahuel, desarrollado en el Comando de Arsenales del Ejército, elementos de protección en ambientes contaminados y controladores de explosiones para el arma de ingenieros. Nos señala el misil Martín Pescador; los visores Lirod para búsqueda y rescate; el desarrollo de un radar warning para los hombres del aire; y, sin confirmar, una investigación sobre el perfil Stealth (invisible) de buques. 

La industria nacional 
El rol de los científicos de Citedef está ponderado por el que cumplen a nivel internacional. Además de participar en congresos fuera del país, sus grupos técnicos integran la Convención de Armas Químicas, Nucleares y Biológicas; el Grupo Australia; los regímenes sobre armas comunes y prohibidas; y la Comisión de Desminado de Malvinas. También asesoran técnicamente a la Dirección de Seguridad Internacional de la Cancillería, y a los ministerios de Defensa y Economía. Citedef es miembro del Régimen de Control de Exportaciones Sensitivas y Material Bélico y del Comité Interinstitucional de Ciencia y Tecnología (CICYT) y forma parte del Polo Tecnológico Constituyente S.A., junto con la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, el Servicio Geológico Minero Argentino y la Universidad de San Martín. "El objetivo que nos fijó el Ministerio de Defensa es que nos ocupemos de la ciencia y tecnología para la defensa. Por eso, hay grupos científicos muy buenos y eficientes. Los cursos y seminarios que dictamos no solo han dado como fruto formar esos recursos humanos sino que, como parte de la reactivación producida en los últimos dos años, han ingresado alrededor de 100 jóvenes, profesionales en su mayoría, a los que les transferimos conocimientos. Como el avance tecnológico en estos temas es muy acelerado, debemos tener mucha actualización", sostiene el ingeniero mecánico Eduardo Fabre, presidente de Citedef. Entre sus anhelos, apunta a que el organismo a su cargo impulse y transfiera tecnología a la industria nacional para que produzca equipos, insumos y materiales para el sector. "Si no lo hace, habrá que importarlos y van a costar mucho más. El precio del equipamiento militar en el mundo es muy alto y los países invierten mucho dinero en él. Si nuestra industria abastece a las Fuerzas Armadas, podría hacerlo con las de otros países. Por eso, estamos viendo y relevando sus capacidades para producirlos". 

-¿Qué nos puede decir sobre los radares? 
-La política de radares para control del espacio aéreo en las fronteras argentinas, principalmente la del norte, se ha incrementado significativamente con radares que tenía fuera de servicio la Fuerza Aérea y que, con la fabricación de algunos insumos y repuestos, fueron recuperados y modernizados por nosotros. Son los denominados PS-43, y a ellos se suman los que está fabricando el INVAP. Con ellos, más algunos otros que fueron adquiridos en España, se está cubriendo toda esa zona, que se sospechaba era por donde ingresaba el transporte de droga. 

-¿Cómo fue la experiencia con los generadores eólicos en la Antártida? 
-En la base Esperanza se probó un aerogenerador de eje horizontal con hélice y gran altura comprado en el exterior. No soportó los fuertes vientos del lugar, que llegan a 180 kilómetros por hora, y se destruyó. Se probó un segundo aparato que corrió la misma suerte. Tuvo muchos problemas y no funcionó. Entonces, desarrollamos uno de eje vertical con un diseño helicoide y baja altura (tres metros y medio de alto) y es el que estamos probando la base Marambio. Hasta ahora soportó vientos de hasta 120 kilómetros y no ha tenido ningún problema. La idea es que si todo sigue así, instalemos un parque eólico en las demás bases argentinas del continente blanco. Además, estamos probando una pila de hidrógeno en Esperanza para producir energía. 

-¿Con qué resultados? 
-Es un desarrollo que se hizo en la Escuela Superior Técnica del Ejército con el doctor Juan Franco, que ahora trabaja con nosotros. Estamos llegando al kilovatio. Nuestro objetivo es aumentar el abastecimiento y generar fuentes de energía para que esas bases requieran menos gasoil para su funcionamiento. Esto solucionaría el transporte de combustible y los costos de cada campaña antártica. Hay agua y viento suficientes para poner en funcionamiento el catalizador eólico. Falta mucho, pero estamos en camino. 

Finalmente, cuando le preguntamos sobre el presupuesto que manejan, Fabre no habla de números. "Es el que nos asigna el Ministerio de Defensa en función de las necesidades y proyectos que se van presentando, que surgen de los requerimientos de nuestros usuarios, tanto de las Fuerzas Armadas como de la industria para la defensa, que cada vez requiere más cosas y desarrollos. Eso sí, le están dando mucha importancia a nuestro trabajo", concluye el ex subsecretario de Energía y Minería de la provincia de Mendoza. 
id-simuladores-img2
DEF Digital

viernes, 16 de julio de 2010

Combate terrestre: La brigada blindada aerotransportada (Parte 2)

Versiones del Wiesel 
Parte 2

Esquema de la versión puesto de mando 
 
 

Aquí se aprecia efectivamente el escaso tamaño del Wiesel 
 

Versión portamorteros (120 mm) 
 

Versión lanzadora de misiles AT HOT 
 

Versión AA Ozelot 
 

Versión de apoyo de fuego MK 20 


Wiesel 2 Ambulance. 

Combate terrestre: La brigada blindada aerotransportada (Parte 1)

Blindados con paracaídas...




Wiesel 1  
Parte 1

El AWC Wiesel es vehículo ligero aerotransportable de combate alemán, más específicamente un transporte ligeramente blindado de armas. Es similar a las históricas tanquetas de exploración en tamaño y forma. 
 

Dependiendo de la exacta configuración, la longitud es de cerca de 2.55 metros, la altura es de 1.82 metros, y el ancho es de 1.82 metros. El peso es de sólo 2.75 toneladas, que significa que pesa menos que un jeep militar ligero americano Humvee. El motor es un Volkswagen diesel de 2.1 litros y 64 kW dándole una velocidad máxima de 70 km/h. El Wiesel puede badear 0.5 m de profundidad y cruzar una trinchera de 1.2 m. Es fabricado por Rheinmetall AG. 

El chasis esta hecho de acero blindado y puede resistir la munición común de fusiles de asalto de 5.56 mm y 7.62 mm. El lanzado del vehículo desde un avión por medio de paracaidas fue probado pero no exitosamente: cuatro vehículos de prueba fueron destruidos. Sin embargo, el Wiesel puede facilmente ser transportado por helicopteros de transporte, siendo que un simple CH-53 puede llevar dos al mismo tiempo, y los aviones comunes de transporte militar pueden cargar cuatro o más de estos vehiculos. 

 
LeFlaSys Radar, AFF 


Historia de Producción 
Durante la guerra fria, la NATO temía del enorme ejército de tanques del Pacto de Varsovia. La infantería del Bundeswehr alemán, especialmente la infantería aerotransportada, estaba considerada más bien como no preparada para luchar efectivamente contra tanques enemigos en los 1970s. 

Por ello, el vehículo liger no blindado de apoyo de combate KRAKA fue introducido para apoyar a las tropas. Podía ser armado con un cañón automático y misiles antitanques, pero carecía de blindaje. Consecuentemente un diseño para un nuevo vehículo de combate de infantería blindado fue requerido. Los requerimientos eran que el vehiculo podria caber en los aviones de transporte normales de la NATO y que pueda ser eventualmente lanzado desde el aire. Debería ser capaz de luchar contra infantería así como contra MBTs ó aeronaves enemigas. Porsche produjo algunso prototipos del futuro vehiculo de combate para el Bundeswehr en 1975, pero el Bundeswehr detuvo el proyecto en 1978 por falta de fondos. Sin embargo, Porsche no detuvo su desarrollo dado el interes de otros paises. 

Así el vehiculo de combate fue finalmente introducido como un nuevo sistema de armas por el Bundeswehr en 1990 y nombrado Wiesel ("comadreja") por su pequeño tamaño y agilidad. 



Variantes 
Varias versiones del Wiesel existen, con diferentes configuraciones de armas incluyendo ametralladoras, misiles antitanques, y misiles anti-aéreos. 


Wiesel 1 
Wiesel 1 Aufklärung - reconocimiento 
Wiesel 1 ATM HOT - vehiculo AT dotado de misiles HOT 
Wiesel 1 ATM HOT Variant 1 - provisto con la torreta UTM-800 
Wiesel 1 Radar - provisto con el radar multiproposito RATAC-S 
Wiesel 1 ATM TOW - vehiculo AT dotado de misiles TOW 
Wiesel 1 ATM TOW Resupply - transporte de carga provisto con racks para misiles TOW 
Wiesel 1 BTM208 - provisto con una torreta SAMM BTM208 armada con una FN MAG y una ametralladora M2HB 
Wiesel 1 MK20 - versión de apoyo de fuego con un cañón Rheinmetall MK 20 Rh202 de 20 mm 
Wiesel 1 MK20 Variant 1 - Versión mejorada con mira nueva 
Wiesel 1 MK25 - versión armada con un cañón de 25 mm 

Wiesel 2 

El motor es un diesel Audi TDI de cuatro cilindros dándole una potencia de 109 hp asociada a una caja de transmisión ZF automática. Generalmente más grande, más rápido y más fuerte y con caracteristicas mas avanzadas para la protección de la tripulación tales como blindaje mejorado y sistema de aire acondicionado el cual protege a la tripulación de armas quimicas y biologicas. 

Wiesel 2 BF/UF (LeFlaSys Command) - air defence unit command post 
Wiesel 2 AFF (LeFlaSys Radar) - fitted with air defence radar 
Wiesel 2 Ozelot (LeFlaSys Launcher) - fitted with air defence missile launcher 
Wiesel 2 Ozelot (LeFlaSys Launcher Variant 1) - retrofitted with box-type launchers 
Wiesel 2 Ambulance 
Wiesel 2 APC - 2 + 4 crew armoured personnel carrier 
Wiesel 2 Command - battalion command post 
Wiesel 2 Mortar - 120mm mortar 
Wiesel 2 Mortar Variant 1 - mortar version with external supports 
Wiesel 2 Argus - reconnaissance 
Wiesel 2 Carrier - ammunition resupply 
Wiesel 2 Pionier - combat engineer reconnaissance 
Wiesel 2 Primus - reconnaissance and fire control 
Wiesel 2 ATM HOT - anti-tank vehicle fitted with HOT missiles 

Operadores 
Alemania 

Enlaces externos 
Rheinmetall Defence Wiesel 1 Product Page 
Rheinmetall Defence Wiesel 2 Product Page 

 
 LeFlaSys Launcher, Ozelot 

Datos técnicos 
Longitud 3.3 - 3.6 m 
Ancho 1.82 m 
Alto 1.89 m 
Peso de combate 2.75 t 
Velocidad 70 km/h 
Motor 5 cyl. Diesel 64 kW 
Alcance de combate TOW 3,750 m 
Alcance de combate MK 1,000 m