martes, 27 de julio de 2010

Guerra del Pacífico: Homenaje a Miraflores

Exposición, por la tragedia y gloria de Miraflores 
Conmemoración de la batalla de Miraflores enero 15 de 1881. 

Después de una simple ceremonia castrense con todos los regimientos históricos peruanos (Legión peruana de la guardia, Húsares de Junín, y Regimiento Fannig) como pequeños destacamentos de todas las fuerzas militares, policiales y un agrupamiento de Bomberos. Emplazados en el Reducto Nº2 de Miraflores, ciudad de Lima - Perú. 
Pudimos apreciar en el museo, una exposición extremadamente simple pero con un aporte a la historia de primer orden aportando en cada vitrina material recientemente encontrado. 


Entrevistamos al investigador histórico Rómulo Rubato Suárez; descendiente del General Suárez, héroe de la Guerra del Pacífico. 

 

Acompañado del Señor Rubato recorrimos todas las salas de la exposición, el cual nos dio una breve reseña histórica de la infantería de marina peruana. Para esta exposición se quiso exponer la mayor cantidad de Material fotográfico, dándonos una visión mucho más exacta de lo acontecido hace 120 años por la toma de Lima. 

 

Se puede notar que los peruanos no olvidan los resultados catastróficos de esa guerra y se esmeraron en mostrarnos los destrozos resultado del saqueo de Chorrillos, Barranco y Miraflores por las tropas chilenas. Es irónico que todos los textos de la exposición fueron sacados de fuentes chilenas, que cuentan exactamente lo que se ve en los cuadros y fotos. 

Una colección de uniformes peruanos usados en la guerra, que denotan lo precario de sus equipos de campaña, y lo mal preparados que estaban para la guerra que los tomó por sorpresa. 

 

En la sala Cáceres, existe una maqueta del campo de batalla de Miraflores y parte del de Chorrillos, que es muy ilustrativa, pero lo que es inigualable es un cuadro de la batalla de Miraflores. 

Hablando con el señor Pedro Olaechea, dueño de muchas de los uniformes expuestos, nos da un dato interesante, "los peruanos no usaron gorras blancas hasta la capitulación de Lima" como se cree en Chile, " se comenzaron a usar en la campaña de la Breña" (desde fines de 1881 hasta 1884) "Las gorras peruanas son azules al estilo francés". 

 

Nos mostró además cual era el armamento usado por los marinos peruanos en la defenza de Lima: el fusil remington rolling block cal 43 como pueden ver en la foto. 

 

A las afueras del museo está un cañón recientemente rescatado que participó en la defensa de Lima. Es un cañón Federal Bureau tipo Dahlgrin de 8 " ánima lisa de avancarga que lanzaba balas esféricas. Este tipo de cañón fue desarrollador por los Norteamericanos durante la Guerra de Secesión de 1862. 

 

El cañón está desbocado. Según documentos expuestos en el museo los artilleros peruanos, recibieron órdenes de destruir todas las piezas de artillería para que no caigan en manos chilenas. 

Este cañón fue recuperado por la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" grupo muy entusiasta que en los últimos dos años ha recuperado y restaurado varios cañones como valioso material fotográfico y documentario sobre el pasado peruano y sobre todo de la "Guerra del Pacífico". Entre algunos de sus logros, puede mencionar la restauración de los cañones Voruz de la corbeta peruana "Unión", la restauración de una hermoso cañón de bronce del Navío "San Martín" primer buque insignia Chileno. Es más, podemos decir que si Ud. estimado lector, quiere hacer algún estudio sobre la "Guerra del Pacífico" tiene obligadamente que contactarse con la "Brigada Naval Combatientes del Pacífico" al mail brigadanaval@mail.com

martes, 20 de julio de 2010

Armadas: Dentro del USS North Carolina


Dentro del submarino más avanzado del mundo 

 
Wes Schlauder, capitán del submarino nuclear North Carolina de clase Virginia de la Armada de EE.UU., muestra cómo el centro del submarino electrónica de comando completamente nueva - incluyendo la visualización digital de última generación de la vista desde el periscopio - ha tomado la capacidades de la guerra submarina en el siglo 21.
(Crédito: Daniel Terdiman / CNET) 


Groton, Connecticut - Si alguna vez te has preguntado qué se siente a bordo de los submarinos más avanzados del mundo, estoy aquí para decirles todo. 

Para ser más específicos, el submarino es el North Carolina, un submarino nuclear de ataque clase Virginia basadas en la Base Naval Submarina New London aquí, y es verdaderamente una maravilla tecnológica. 

Para empezar, olvídese de las imágenes románticas de un cuarto de sonar mal iluminado, donde un capitán de mira de reojo por el ocular del periscopio con el fin de tratar de ver lo que está pasando afuera. Esos días han quedado atrás. A bordo del North Carolina, por lo menos. 

Este es el siglo 21, después de todo, y mientras tanto en el ejército es un equipo diseñado para el legado últimas décadas, el North Carolina es un ejemplo de lo que ocurre cuando los planificadores tengan en cuenta las últimas tecnologías disponibles y aplicarlos a problemas ancestrales. 

 
Este cartel da la bienvenida a todos los que vienen a bordo del North Carolina. 

 
La mayoría de películas de submarinos han creado la imagen romántica del capitán en una habitación oscura, mirando a través de dos agujeros para los ojos, a lo que puede verse con el periscopio. Pero con la clase Virginia, esa imagen no es más la clásica. Ahora, las imágenes procedentes del periscopio se traduce a grandes monitores digitales que se transmiten a través del North Carolina, incluso aquí, en la sala de control principal, así como en cuartos personales del comandante.
En la foto es un zoom a la imagen del submarino clásico Nautilus, en el museo que se encuentra junto a la Base de Submarinos de New London. El Nautilus está a una milla completa de distancia del North Carolina, lo que significa que la imagen en esta pantalla - que es muy crujiente - está extremadamente aumentada.
En el cuadrante inferior derecha de la pantalla, la cuña delgada representa la cantidad de 360 - grados de vista del Carolina del Norte el periscopio está mirando. Cuanto más ampliada la imagen, cuanto más estrecho es la cuña.
 

 
Aquí, vemos un ángulo de visión mucho más amplia de la periscopio, según lo señalado por la cuña más amplio. 

La sala de sonar, entonces, ha seguido el camino del teléfono de disco y ha sido sustituido por un sistema totalmente electrónico, sala de control casi sin papel, que está totalmente iluminado, está conectado en red por completo, y que las imágenes de muestra obtenida en el periscopio, grandes y claros monitores digitales. En efecto, si el comandante del submarino necesidad de ver algo a través del periscopio, mientras que él está tomando una siesta en sus habitaciones, no hay problema: la imagen puede ser conducido en forma inalámbrica a su computadora, y se puede leer a voluntad. 

Bienvenido al futuro de la guerra submarina. 

La Armada y el Road Trip 
Las diferentes regiones de los Estados Unidos están dominados por los diferentes servicios militares. El año pasado, el viaje por carretera de 2009, viajé por toda la región de las Montañas Rocosas, y casi dondequiera que iba, siempre estaba la USAF presente. Este año, el viaje por carretera de 2010, viajo a través del noreste, y en esta región, la US Navy ha sido casi omnipresente. 

Ya he conectado lugares como la Academia Naval en Annapolis, Maryland, la Isla Wallops Flight Facility en Virginia - compartida por la NASA y la Marina, y Northrop Grumman construcción naval, de Newport News, Virginia, donde los más avanzados portaaviones jamás hechos se están construyendo actualmente. 

Y ahora, como parte de Road Trip 2010, he venido aquí, a una de las bases de la Armada submarino más importante - su escuela de submarinos se encuentra aquí, al igual que un número considerable de otros submarinos (ver video más abajo), y yo he sido invitado a bordo del North Carolina para un viaje personal de la embarcación por su comandante, Wes Schlauder. 


 
En el pasado, los submarinos tenía una habitación de sonar, cuando el comandante podía mirar a través del periscopio y donde el trabajo de sonar se hacía, y una segunda habitación para los pilotos del submarino. Ahora, gracias a las comunicaciones modernas, sistemas de navegación y de conducción, las habitaciones separadas se han combinado en una sola, moderno centro neurálgico. 





 
Resulta - por coincidencia de la planificación, lo juro- que el de North Carolina también salió de la construcción naval Northrop Grumman en Newport News en 2007, lo que significa que esa instalación será probablemente uno de los más grandes benefactores del Road Trip 2010. 

A bordo 
El North Carolina tiene 114.9 metros de largo y tiene un diámetro de 10.36 metros. Cuando está sumergida, pesa 7.841 toneladas, y puede hacer más de 25 nudos a profundidades por debajo de 250 metros. El buque puede transportar 38 armas, incluyendo a torpedos de capacidad avanzada Mark 48, misiles de crucero Tomahawk, y minas, y también es creado para cumplir las baterías de las fuerzas de operaciones especiales. Normalmente tiene una tripulación de 134. Por ahora, son todos los hombres, pero la Marina está cambiando sus costumbres y pronto podría tener algunas mujeres policías a bordo de algunos de sus submarinos. Pero no estamos allí todavía. 

Donde estamos es en los albores de la era del submarino basados en TI. La Marina ha adoptado la tecnología, y hay un montón de ejemplos de lo extendido por todo el North Carolina. Incluso hay una sala de ordenadores rellena apretadamente con bastidores de servidores que se alimentan de datos en todo el subcontinente a través de sus redes cableadas e inalámbricas. 

Haga clic aquí para ver una completa galería de fotos sobre la formación de escape en la Escuela de Submarinos de la Base Naval Submarina New London, así como en el Nautilus, el primer buque de propulsión nuclear de ningún tipo. 

Clásica formación de escape de submarino (fotos) 
 
 
 
 
 
Según Schlauder, el North Carolina también ha sido equipado con el conjunto de los más recientes tecnologías de la imagen submarina, listo, incluyendo cámaras infrarrojas, sensores de rango láser y cámara digital. El infrarrojo puede ser el más importante desde la perspectiva de un comandante sub encargado de seguimiento de los enemigos potenciales. "Ahora, no sólo puede ver luces de un buque de superficie, el" Schlauder me dijo. "Ahora tengo las capacidades de infrarrojos, así que puedo [en realidad] ver el barco, lo que es, y cómo se está moviendo. Eso nunca ha estado disponible para mí antes." 

Pero quizás la señal más clara que la del North Carolina es el abanderado del movimiento de la Marina a un entorno de TI es la integración de un backbone de fibra óptica y una red de redes a bordo del buque. 





 

Capacidades de supercomputación 
Como Schlauder decirlo, los submarinos clase Virginia están diseñados para aprovechar todas las capacidades de tecnología de la información del siglo 21. 

En el pasado, los submarinos aparece tanto una sala de sonar, donde la tripulación podría rastrear "contactos", y un área separada para los sistemas de combate. Hoy en día, ese paradigma no es más. En el North Carolina, las dos áreas se han combinado en una sala de control de gran tamaño que está lleno de sistemas en red. 

Esto significa que en la sala de control, el sonar se instala en el lado de babor, mientras que los sistemas de combate están en el lado de estribor. La idea es compartir fácilmente la información y optimizar el flujo de información, dijo Schlauder, con el objetivo de construir el conocimiento de la situación mejor posible y ofrecer la información más precisa y completa a la toma de decisiones, ya sea el oficial de la cubierta o el propio comandante . 

Debido a que los sistemas de sonar y combatir esta ahora en el mismo espacio (ver video más abajo), es fácil para los dos para compartir datos, y para los miembros de la tripulación en equipo, la dos áreas para hablar entre sí como la información se desarrolla. "Ellos pueden ver lo que está sucediendo y escuchar lo que está pasando", dijo Schlauder ", y aprovechar de todo lo que el flujo de información. 
En total, la sala de control de embalaje cientos de terabytes de capacidad de procesamiento, Schlauder dijo que en definitiva se está utilizando para ayudar a los datos de crisis y llegar a la imagen más completa de lo que cualquier contacto se identifica y está haciendo. 

Con el sonar, explicó, se trata escuchar pasivamente. Los miembros de la tripulación continuamente ver pantallas en las que todos los datos acústicos que se avecina en, las pantallas que resulte familiar a cualquiera que haya visto "The Matrix". 

Schlauder dice que el flujo interminable de símbolos verdes en la pantalla, que se están desarrollando, de arriba abajo - "como agua que cae" como una cascada - son examinados en busca de los contactos. Cualquier tipo de anomalía en los patrones podría ser un buque de algún tipo, y como las anomalías se mueven de derecha a izquierda o de izquierda a derecha en la pantalla, la tripulación puede aplicar una serie de algoritmos de control de incendios y analizar lo que están viendo. La idea es que se puede determinar rápidamente lo que están mirando, seguir su movimiento y, si se trata de tiempos de guerra y es un buque enemigo, crear un perfil para poner un dentro de un torpedo. 

El sistema es tan sensible, Schlauder dijo, que no sólo el equipo de sonar de saber si un contacto es un barco, sino también pueden determinar qué cantidad de hojas su hélice tiene, si una hoja tiene una especie de abolladura, y averiguar si tiene un motor diesel, o una turbina de gas. Incluso podría decir si alguien se trabajaba un torno en su piso al oír los golpes de las cadenas. Se trata de "desarmar el ruido y que nos diga lo que el contacto está haciendo", dijo Schlauder. 

El periscopio 
Como se señaló anteriormente, el periscopio es otra parte del North Carolina, que se trasladó más allá de las imágenes gastadas del pasado. 

Para empezar, no hay ya ninguna oculares. En su lugar, todo el sistema de una computadora y todos los visuales proyectados en cualquiera de una serie de pantallas digitales. El control? Esto se hace empleando una palanca de mando - "es como jugar con una Xbox", dijo Schlauder. La clase Virginia es el primero en llevar a este tipo de sistema. 

En una pantalla, hay una amplia representación de la opinión de discusiones bizantinas en cuatro cuadrantes. La parte superior de la pantalla está en frente del submarino, mientras que la inferior es la parte trasera. En la pantalla, siempre hay un esquema de cuña verde que representa el lugar donde en una vista de 360 grados que está buscando y qué tan amplia es la vista. Si la imagen está ampliada en el lugar, la distorsión es muy estrecha, si bien sería todo si la vista es normal rango. 

 
North Carolina, la cuarta unidad de submarinos nucleares clase Virginia, se basa en su puesto de atraque en la Base Naval Submarina New London, en Groton, Connecticut.
(Crédito: Daniel Terdiman / CNET) 


Tuve la oportunidad de jugar con el sistema, y después de obtener la caída de ella, yo estaba mirando a través del periscopio - de nuevo, en una pantalla de ordenador - en el viejo Nautilus, que es ahora un museo aquí - alrededor de una milla de distancia. La imagen fue tan bueno que pude ver los rostros de personas que caminan dentro y fuera de ese barco. 

Los sensores 
El North Carolina está lleno de muchos de los mejores sensores (ver video más abajo) diseñado para ayudar a hacer su trabajo. Y debido a que el buque ha sido diseñado para el entorno posterior a la Guerra Fría - lo que significa que no es un refrito de la dinámica de los EE.UU. contra la Unión Soviética en "La caza del Octubre Rojo", el submarino está optimizado para trabajar en aguas poco profundas cerca de la costa. 

El sensor principal en primer lugar, Schlauder dijo, es un gran conjunto esférico que es el sensor primario casco, y que es capaz de mirar de casi 360 grados alrededor de la nave. Se puede escuchar pasivamente - que es su función principal - sino que también puede transmitir de forma activa, incluyendo el envío de pings al agua. 





 
También hay alta frecuencia que son conjuntos de activos de corto alcance, las matrices de mayor resolución que puede escuchar pasivamente o transmitir de manera activa. Uno está montado debajo de la North Carolina y está destinado a mirando hacia abajo y la cartografía del fondo, especialmente cerca de la costa, donde el submarino podría estar tratando de evitar peligros como minas. Además, hay una en la vela del submarino que busca, sobre todo para la seguridad en el sentido de evitar veleros o barcos de superficie, pero que también puede usarse bajo el agua para seguir otro submarino. 

 
Esta pantalla muestra todos los controles digitales del control, los que se utilizan para llevar el submarino hacia arriba o abajo en el agua, sobre la base de cuánto aire hay en el tanque de lastre. 

Y en el lado del barco, Schlauder continuación, hay tres conjuntos de gran apertura - paneles acústicos - que dan al submarino la capacidad de mirar arriba y abajo de su lado. El objetivo principal aquí para revisar pasivamente un barco, y poder, sin transmitir nada en el agua, escuchar a un contacto y calcular su alcance. 

Por último, dijo, hay dos conjuntos de arrastre que pueden ser desplegadas fuera de la embarcación y que pueden trackear objetivos en el entorno. 

Rara oportunidad 
Cómo recorrer un submarino nuclear es una oportunidad bastante improbable. Conseguir un recorrido por lo que la Marina llama a la sub más avanzadas en la Tierra es aún menos probable. Y tener esa gira estará encabezada por el comandante del barco parece totalmente improbable. 

Con esto en mente, todavía estoy un poco animado por haber tenido la oportunidad de que la experiencia, sobre todo porque podría ser algo que nunca llegan a hacerlo de nuevo. 

Es una sensación de ser preocupante la cubierta inferior de este tipo de buques, sabiendo lo que ha sido diseñado. El mundo ha cambiado mucho desde la Guerra Fría, y no es del todo claro qué papel jugará submarinos en el nuevo entorno geopolítico de Estados Unidos, pero no hay duda de la Armada piensa que vale la pena invertir grandes sumas de dinero en ellos. 

Después de haber estado a bordo ahora, no puedo decirles lo que pienso sobre los resultados que podrían ser. Pero creo que los sistemas del North Carolina, al menos, está equipada con dar su comandante y la tripulación de la mejor oportunidad de salir de cualquier encuentro con la ventaja. 


Fuente 

por Daniel Terdiman 


Traducción: Esteban McLaren
Gracias a Daniel Mesa de El Snorkel por su sugerencia

Armas Argentinas: CITEFA/CITEDEF (Parte 2)

Armas hechas en casa 
En el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa. 


id-vectores-cym-img1 
id-vectores-cym-img3
En más de 30.000 metros cuadrados, el personal de Citedef trabaja para el desarrollo de sistemas de armas y la modernización del equipamiento de las Fuerzas Armadas. Entre sus objetivos, busca reactivar la industria nacional para la defensa y convertirse en exportador de tecnología de punta. Sus innovaciones han ahorrado gran cantidad de recursos y, además, apuntan al bienestar de la comunidad. Por Lauro Noro / Fotos: Fernando Calzada y Citedef. 

id-telemetria-img3


Al entrar en el apacible predio de Citedef (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa), en Villa Martelli, pocos sospecharían que en sus amplias instalaciones, técnicos argentinos desarrollan y reparan misiles, cohetes, armas de todo tipo, controlan municiones y diseñan radares y simuladores, entre otras cosas. Sin embargo, es así. Más de 600 agentes, en diez departamentos tecnológicos y seis científicos, llevan adelante una tarea que se proyecta en la comunidad. En su órbita, se creó el Régimen para el Personal de Investigación y Desarrollo de las Fuerzas Armadas (RPIDFA) para atraer y retener a las "mentes grises", técnicos y profesionales dedicados al estudio de elementos relacionados con la defensa. La lista es larga. Hay para todos los gustos: electrónica, control y simulación, mecánica, visión aplicada, informática, meteorología, ensayos ambientales y no destructivos, microelectrónica, química, corrosión, plagas e insecticidas, toxicología, láser, etcétera. 

En los últimos años, el organismo ha funcionado sobre la base de los requerimientos de los sistemas de la defensa, que, en principio, son las tres Fuerzas ("el primer cliente", como las llaman), y a ellas se suman desde el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR) hasta la Fábrica Argentina de Aviones y Fabricaciones Militares. "Son nuestros clientes. La industria de la defensa está empezando a funcionar. De esa relación pueden surgir o descubrirse ciertas cosas que podrían comprarse afuer a, pero que también podemos desarrollar acá", revela a DEF el coordinador del instituto, Marcelo Vensentini. 

La industria privada 
Los requerimientos van más allá. "Son los que recibimos de las Fuerzas Armadas de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) de Chile, Bolivia y otros países, sobre simuladores y otros desarrollos", completa nuestro entrevistado. Además, aunque en menor medida, aceptan pedidos del sector privado. "Hace unos años se acercó gente que venía con un material nuevo para reemplazar los cascos de kevlar de los soldados. Hicimos pruebas y ensayos y comprobamos que cumplían con las normas establecidas. En este momento están en manos de la Escuela Superior Técnica del Ejército para analizar si la Fuerza los cambia por otros de producción nacional, que, según los expertos, son mejores que los israelíes que se comercializan", sintetiza. 

-¿Es común este hecho? 

-No. La industria privada vinculada con la defensa no está muy desarrollada en la Argentina. Esta relación es muy importante para nosotros porque para hacer ciertos desarrollos necesitamos materiales e insumos que no siempre encontramos en el país. Uno de los problemas es formar una cartera de proveedores. En ese sentido, es un esfuerzo que recién empezamos a hacer. 

-Aparte, son carísimos si se compran afuera. 
-Así es. Por ejemplo, no hay proveedores nacionales de tubos para hacer cohetes. Entonces, tenemos que trabajar con ellos para mostrarles de qué se tratan, aunque tampoco podemos ofrecerles un mercado porque no lo hay; es casi una industria artesanal. En eso estamos. 

-En general, ¿qué les piden las Fuerzas Armadas? 
-Con ellas tenemos varios programas. Acá se juntan sus requerimientos vinculados con el nivel operativo, con los del Ministerio de Defensa, que puso en marcha una cantidad de proyectos estratégicos. Por eso se formó y está funcionando muy bien una comisión de investigación y desarrollo (ID) desde su seno, en la que se conjugan las demandas de esas necesidades. 

Mejor y más barato 
Con los proyectos estratégicos planteados, hay cinco elementos que se acordaron con las Fuerzas para hacer un camino común. "Es decir, unificamos tecnología y, después, cada una de ellas seguirá con sus investigaciones y desarrollos. Quizá el proceso sea más lento, pero buscamos economizar recursos y esfuerzos y ganar tiempo", acota el funcionario. Los detalla uno a uno. 

El primero, el de la familia de Vectores. En 2009, ensayaron del Gradicom PCX, un cohete de tecnología íntegramente nacional (propulsante, motor, estructura) de 50 a 60 kilómetros de alcance. "Estamos considerando hacer otro de mayor proyección, además de los de uso civil, como el Zonda o los atmosféricos". 

En segundo término, están los programas de seguridad informática y el sistema de manejos de crisis, como la guerra electrónica. "Tienen uso dual y se ensayaron el año pasado con la gripe H1N1, y este año lo hicimos con Chile en un escenario de catástrofes naturales, aunque ya estaba planificado con anterioridad a los terremotos que azotaron al país trasandino", revela. 

El de los simuladores ocupa el tercer escalón. "Los modelos de simulación los hicimos con mucho éxito, con buenos productos y buen requerimiento del mercado. En ese sentido, queremos avanzar en los temas de simulación en conjunto porque todas las Fuerzas los necesitan", dice mientras detalla el del manejo de tanques, los de tiro, armas portátiles, del avión Pampa y el desorientador espacial que aún está en pañales. 

El siguiente elemento es el controvertido tema de los radares. "Llevamos adelante el desarrollo del mantenimiento, reacondicionamiento y repotenciación de uno de ellos para la Fuerza Aérea, lo cual le ahorró mucho dinero. Afuera le cobraban 200.000 dólares y nosotros hicimos el trabajo por 12.000. Ahora, tenemos en arreglo el radar del rompehielos Irízar para terminarlo el año que viene". Por último, atienden las necesidades de los planes operativos de las Fuerzas Armadas, como la prolongación de la vida útil de las municiones y su puesta a punto. 

Exocet a nuevo 
En cuanto al empeño emprendido con los misiles, Vensentini muestra con orgullo la repotenciación alcanzada con los Magic de la Fuerza Aérea y los Aspide y Excoet de la Armada. Tira números. "Ponerlos en funcionamiento otra vez, por vencimiento del motor o falla de algunos de su componentes, demandaba un alto costo -en el orden de los 220.000 dólares- y así quedaba inutilizada una capacidad gigantesca de recursos. Y nosotros, con mucho menos dinero, pudimos reflotarlos". Como dato ilustrativo dice que a uno de aquellos lo desarmaron, lo estudiaron y lo hicieron de nuevo. "Entonces, la capacidad misilística de ambas fuerzas prácticamente en desuso pudo ser puesta a punto otra vez, sin necesidad de comprar nuevos elementos que cuestan 20 veces más". El año pasado entregaron los 12 primeros misiles y ahora están por hacer lo propio con los Exocet que estaban fuera de servicio. 

Por su parte, para el Ejército están concluyendo con la transferencia de tecnología del lanzacohetes VC de 30 mm, cuyos seis primeros prototipos fueron entregados a Fabricaciones Militares para producirlos en serie; el Kaliv, un cañón de 105 mm en pleno desarrollo; la fabricación de un misil de mediano alcance tierra-tierra de 70 kilómetros; el CX70, sobre la base de su propia cohetería; y el nuevo mortero de 81 mm, de fibra de carbono y soporte metálico. 

¿Es todo? No. En los laboratorios y talleres de Citedef salieron elementos de visión nocturna para buques y blindados, equipos de simulación para tiro de armas portátiles y tiro de artillería, manejo de tanques y duelo entre blindados como el Neo Nahuel, desarrollado en el Comando de Arsenales del Ejército, elementos de protección en ambientes contaminados y controladores de explosiones para el arma de ingenieros. Nos señala el misil Martín Pescador; los visores Lirod para búsqueda y rescate; el desarrollo de un radar warning para los hombres del aire; y, sin confirmar, una investigación sobre el perfil Stealth (invisible) de buques. 

La industria nacional 
El rol de los científicos de Citedef está ponderado por el que cumplen a nivel internacional. Además de participar en congresos fuera del país, sus grupos técnicos integran la Convención de Armas Químicas, Nucleares y Biológicas; el Grupo Australia; los regímenes sobre armas comunes y prohibidas; y la Comisión de Desminado de Malvinas. También asesoran técnicamente a la Dirección de Seguridad Internacional de la Cancillería, y a los ministerios de Defensa y Economía. Citedef es miembro del Régimen de Control de Exportaciones Sensitivas y Material Bélico y del Comité Interinstitucional de Ciencia y Tecnología (CICYT) y forma parte del Polo Tecnológico Constituyente S.A., junto con la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, el Servicio Geológico Minero Argentino y la Universidad de San Martín. "El objetivo que nos fijó el Ministerio de Defensa es que nos ocupemos de la ciencia y tecnología para la defensa. Por eso, hay grupos científicos muy buenos y eficientes. Los cursos y seminarios que dictamos no solo han dado como fruto formar esos recursos humanos sino que, como parte de la reactivación producida en los últimos dos años, han ingresado alrededor de 100 jóvenes, profesionales en su mayoría, a los que les transferimos conocimientos. Como el avance tecnológico en estos temas es muy acelerado, debemos tener mucha actualización", sostiene el ingeniero mecánico Eduardo Fabre, presidente de Citedef. Entre sus anhelos, apunta a que el organismo a su cargo impulse y transfiera tecnología a la industria nacional para que produzca equipos, insumos y materiales para el sector. "Si no lo hace, habrá que importarlos y van a costar mucho más. El precio del equipamiento militar en el mundo es muy alto y los países invierten mucho dinero en él. Si nuestra industria abastece a las Fuerzas Armadas, podría hacerlo con las de otros países. Por eso, estamos viendo y relevando sus capacidades para producirlos". 

-¿Qué nos puede decir sobre los radares? 
-La política de radares para control del espacio aéreo en las fronteras argentinas, principalmente la del norte, se ha incrementado significativamente con radares que tenía fuera de servicio la Fuerza Aérea y que, con la fabricación de algunos insumos y repuestos, fueron recuperados y modernizados por nosotros. Son los denominados PS-43, y a ellos se suman los que está fabricando el INVAP. Con ellos, más algunos otros que fueron adquiridos en España, se está cubriendo toda esa zona, que se sospechaba era por donde ingresaba el transporte de droga. 

-¿Cómo fue la experiencia con los generadores eólicos en la Antártida? 
-En la base Esperanza se probó un aerogenerador de eje horizontal con hélice y gran altura comprado en el exterior. No soportó los fuertes vientos del lugar, que llegan a 180 kilómetros por hora, y se destruyó. Se probó un segundo aparato que corrió la misma suerte. Tuvo muchos problemas y no funcionó. Entonces, desarrollamos uno de eje vertical con un diseño helicoide y baja altura (tres metros y medio de alto) y es el que estamos probando la base Marambio. Hasta ahora soportó vientos de hasta 120 kilómetros y no ha tenido ningún problema. La idea es que si todo sigue así, instalemos un parque eólico en las demás bases argentinas del continente blanco. Además, estamos probando una pila de hidrógeno en Esperanza para producir energía. 

-¿Con qué resultados? 
-Es un desarrollo que se hizo en la Escuela Superior Técnica del Ejército con el doctor Juan Franco, que ahora trabaja con nosotros. Estamos llegando al kilovatio. Nuestro objetivo es aumentar el abastecimiento y generar fuentes de energía para que esas bases requieran menos gasoil para su funcionamiento. Esto solucionaría el transporte de combustible y los costos de cada campaña antártica. Hay agua y viento suficientes para poner en funcionamiento el catalizador eólico. Falta mucho, pero estamos en camino. 

Finalmente, cuando le preguntamos sobre el presupuesto que manejan, Fabre no habla de números. "Es el que nos asigna el Ministerio de Defensa en función de las necesidades y proyectos que se van presentando, que surgen de los requerimientos de nuestros usuarios, tanto de las Fuerzas Armadas como de la industria para la defensa, que cada vez requiere más cosas y desarrollos. Eso sí, le están dando mucha importancia a nuestro trabajo", concluye el ex subsecretario de Energía y Minería de la provincia de Mendoza. 
id-simuladores-img2
DEF Digital