miércoles, 30 de noviembre de 2011

Primera Guerra Mundial: El Mark IV británico

Los subsiguientes tanques ingleses Mark IV (modelo 4) 

El 19 de setiembre de 1916 –cuatro días después que los primeros tanques hayan entrado en acción- el comandante en jefe británico, Mariscal Sir Douglas Haig, emitió una orden de 1.000 tanques adicionales a ser fabricados inmediatamente. (Esta orden fue rescindida 3 semanas después por el Consejo del Ejército, pero inmediatamente vuelta a poner en vigencia por el Sr. Lloyd George, Ministro de Estado para la Guerra, que tenía más visión de futuro). Se habían revelado numerosas fallas en los tanques Mark 1 y se deseaba que haya mejoras de diseño para eliminar dichas fallas antes de entrar en la producción en masa de los 1.000 nuevos tanques. Mientras tanto se fabricarían unos 100 tanques con el mismo diseño a ser empleados solo como vehículos de entrenamiento.

Estos modelos “intermedios” fueron denominados Mark II y III respectivamente.




Los primeros de los tanques de nuevo diseño, el Mark IV (de nuevo principalmente fruto del trabajo del Mayor W.G. Wilson en equipo con Tritton de William Foster & Co) fueron entregados al ejército hacia finales de abril de 1917. Aunque superficialmente eran bastante parecidos al Mark 1 y se empleaba el mismo motor y la misma transmisión, incorporaban, sin embargo numerosas modificaciones sugeridas por la experiencia en batalla. El blindaje de protección fue mejorado –aunque el espesor de blindaje máximo de 12 mm permaneció igual, el empleo de chapas de este espesor fue extendido. El armamento fue cambiado del cañón largo de 6 libras (57 mm -40 calibres) que era propenso a dañarse cuando el tanque se empantanaba, a un cañón corto de 6 libras (57 mm -23 calibres de longitud). Fueron montados en troneras modificadas que podían girarse hacia adentro para ser transportados por ferrocarril –en el Mark 1 las troneras tenían que desmontarse, una tarea lenta y pesada-.

Las condiciones de la tripulación fueron mejoradas con la adición de mejores escotillas de salida, mejor configuración de visores y un mejorado sistema de ventilación y enfriamiento. El sistema de alimentación de combustible era ahora por un sistema de vacío, que eliminó la desventaja del sistema de gravedad anterior, que frecuentemente dejaba de operar cuando el tanque se empantanaba. La gasolina se llevaba en un depósito blindado en la parte trasera fuera del casco principal del Mark IV donde había menos riesgo de que se incendie.

El sistema de escape contaba con un silenciador –que no había en los diseños anteriores. Las ruedas de dirección de cola no fueron ya empleadas en el Mark IV.

Se siguió empleando el motor Daimler de 105 hp aunque se sabía que tenía insuficiente potencia, pero se lo mantuvo para simplificar la producción.

Otra modificación en el armamento, que aunque solicitada por el ejército, al final fue un retroceso, fue la introducción de las ametralladoras (en realidad fusiles ametralladoras) Lewis. Esta arma estaba prestando un servicio bueno y fiable con la infantería pero no tuvo éxito en los tanques debido a que su camisa de enfriamiento no podía ser protegida y era muy vulnerable al fuego de las armas portátiles y livianas, además el sistema de enfriamiento de la Lewis absorbía polvo en los ojos del tirador. La ventana de disparo de la Lewis era más fácil de penetrar por proyectiles que la original de la ametralladora Hotchkiss, por lo que en modelos posteriores se reemplazó las Lewis por las probada Hotchkiss.

La orden de producción de los Mark IV –se hicieron un poco mas de los 1.000 solicitados- fue de 1.015 unidades.

Fueron por primera vez empleados en acción en junio de 1917 y para noviembre formaban el grueso del Cuerpo de Tanques durante la batalla de Cambrai –recordada como la primera batalla realmente exitosa para los tanques. Algunos continuaron siendo empleados hasta el final de la guerra, aunque para entonces ya habían sido producidos modelos posteriores con mejor rendimiento mecánico y mayor capacidad de cruce de trincheras.

publico algunas imagens del modelo IV, un esquema de sus partes y fotografias del mismo en accion. La última es de un Mark IV destruído y capturado por los alemanes.




martes, 29 de noviembre de 2011

Rusia y resurgimiento: Fortaleza Rusia (II)

Programa PAK-FA 



Antecedentes: los problemas económicos de Rusia retrasaron la progresión de las aeronaves de combate de 5ª generación de Rusia no fue hasta finales del 2000, con el primer prototipo del PAK-FA de la próxima generación de combate volando recién en enero de 2010. PAK-FA es el nombre del programa y significa "Perspektivny Aviatsionny Kompleks Frontovoy Aviatsii" (complejo futuro de la aviación - aviones de primera línea) y el avión real probablemente tendrá un Su en la regular designación y presentación de informes del nombre de la OTAN. Contrariamente a muchas especulaciones, el T-50 la designación prototipo no la convierte automáticamente en el Su-50 en servicio. Sukhoi normalmente se reserva pares de las denominaciones de los aviones de ataque. Si yo fuera una persona que apuesta apostaría en la designación de servicio será Su-41. El código de la OTAN también está sujeto a muchas especulaciones, "Firefox" ser una opción popular. Firefox fue, por supuesto, el nombre atribuido a la supercaza de ficción MIG-31 "Firefox" de la película con gran taquilla de 1982 del mismo nombre protagonizada por Clint Eastwood.

Si el combate aéreo se ganara por su aspecto, el elegante Sukhoi PAK-FA sería el rey indiscutible del campo de batalla moderno. Estéticamente a menudo comparado con el universalmente popular Northrop YF-23 BlackWidow (que perdió ante el YF-22 para ser el avión furtivo de 5º generación de la USAF), el Sukhoi es a la vez elegante y amenazador al mismo tiempo. El PAK-FA ha sido exagerada por varios años y recientemente presentó el prototipo ha superado las expectativas en muchos rincones y el aumento de las comparaciones especulativo F-22 y F-35.



El T-50 tiene un diseño en general, convencional, con planos de cola, pero, además, LERX en movimiento por encima de la toma de aire del motor. Las aletas de la cola son inusualmente pequeñas, y todas móviles. Los motores están montados separados, optimizando el impacto de las 3D de control de empuje vectorial, y teniendo en cuenta dos grandes bahías de armas montadas en paralelo entre ellos.

Incógnitas: En el momento de la escritura, la especulación es galopante en relación con las características obvias tales como el tamaño, la furtividad, armas y aviónica. En algunos rincones oscuros de la internet en este debate se extiende a la forma exacta de estiba tren de aterrizaje principal, y la forma de ocultar las turbinas del motor de ondas de radar en las tomas de entrada del motor. Para mi ojo de aficionado, la estimación del tamaño popular de 22m de longitud es un poco larga, yo sospecho que las dimensiones son aproximadamente como por F-22.


Desde determinados ángulos de la T-50 se ve considerablemente más pequeño que el ala, aunque el volumen interno es probablemente más cerca de lo que puede aparecer primero como T-50 tiene un diseño más compacto.







Mi impresión artística de un PAK-FA en servicio. La única diferencia notable a la del prototipo T-50 son la falta de elaboración externa en el dosel, y la cubierta de la T-50 el motor de metal expuesto mortaja para que la pintura RAM en esta parte. La ilustración de arriba es generalmente compatible con el concepto de artista Saturn.

En este momento parece que aquí hay tres células, uno de ellos una unidad de prueba estática. No está claro si las otras dos están volando, pero al menos uno ha recibido una astilla estilo régimen de camuflaje de la FA Rusa y no estándar emblema de la estrella de Rusia en la cola (obsérvese que no es ahora el estándar y por lo general impopular tricolor estrella de la FAR).



Parte 2

viernes, 25 de noviembre de 2011

Rusia y resurgimiento: Fortaleza Rusia (I)

Fortaleza Rusia
Parte 1

Estrictamente amateur e imparcial, y no pretende ser autorizadas o exhaustivo. Críticas constructivas y correcciones son bienvenidas. Todo el arte por mí, Planeman. He aprendido mucho investigando este y estoy en deuda con muchas personas. Para los reconocimientos por favor, consulte el apéndice


Introducción
El colapso de la Unión Soviética fue rápidamente seguido por años de falta de fondos y la reducción de la defensa aérea de Rusia de todos los tipos. La adquisición de equipo nuevo fue limitado y la preparación reducida. A pesar de esto, dado que los aviones y SAM menos capaces fueron los primeros en ser retirados (en su mayor parte) la media de los equipos de defensa aérea se convirtieron en más capaces. La tecnología militar soviética estaba, sin duda, detrás de Occidente en muchos aspectos, pero la defensa aérea fue menos desigual cuando se examinó el equipo de vanguardia del Su-27 Flanker que terminó siendo un adversario formidable para cerrar la brecha con el F-15, y el SAM S-300 es al menos igual, quizá mejor, que el sistema Patriot.


A pesar de ello, en 1987, un famoso adolescente de Alemania Occidental voló un avión ligero a través de la frontera ruso-finlandesa y aterrizó en la Plaza Roja de Moscú. Él no fue detenido ni derribado, a pesar de volar a través de innumerables redes de sistemas SAM y cazas de intercepción. Tal vez haya sido una prueba injusta a estos sistemas dado que fue una avioneta civil que volaba desde un país "neutral" y no se asemejaba a un paquete de ataque de la OTAN tendiente a inicial la Tercera Guerra Mundial. Sin embargo, hizo mucho para socavar la imagen impenetrable de la Defensas Aéreas Integradas de la Unión Soviética y seguro despertó preguntas en cuanto a su eficacia. No era la primera vez que un IAD suministrado e influenciado por Rusia había resultado insuficiente, el año anterior los portaaviones de la USN y aviones de la USAF y USMC había golpeado con éxito objetivos libios con sólo una pérdida. Aunque Libia no desplegó los últimos sistemas de la entonces Unión Soviética, los asesores soviéticos, que inspeccionaron las defensas de Libia poco después del ataque no podían creer que los EE.UU. podrían tan fácilmente penetrar en el IAD. ¿Qué significaba esto para el propio IAD de Rusia?

Sin embargo, el consenso general es que los Flankers, Foxhounds y sistemas S-300 empleados hoy en día son extremadamente potentes para detener paquetes de ataques convencionales. Hoy en día la defensa aérea de Rusia es una de los más formidables en el mundo, al menos sobre el papel. La economía de Rusia, en general, se está recuperando de la década de 1990 y la reinversión en unidades de defensa antiaérea se lleva a cabo con los primeros Sukhoi, MiG y S-400 misiles desplegados.

La contención todavía preside la eficacia relativa de estos sistemas contra los aviones furtivos. En 1999 un F-117 furtivo de la USAF fue derribado sobre Kosovo por el ejército serbio con una modificado aunque por lo general obsoletos sistema SAM SA-3 (que ya no se utiliza más en Rusia). Los acontecimientos exactos de esta pérdida de combate son ampliamente debatidas, pero es comúnmente admitido que el uso de radares de larga longitud de onda ayudaron en la detección. Hasta que un bombardero de la segunda generación de Stealths (F-22/B-2) se emplea a través de una IAD con S-300 y Flankers, no tiene sentido debatir este escenario. Sin duda, sin embargo, la industria de defensa de Rusia se ha centrado algún tiempo y escasos recursos para el problema de detectar aviones Stealth.

En la actualidad, Rusia es algo más pequeña que la Unión Soviética:



Incluso después de la reducción territorial no planificada de Rusia sigue siendo el país más grande en la tierra. La población y la infraestructura se concentra en la parte occidental del país, con unas pocas zonas militarmente estratégicas dispersas a lo largo de las fronteras del sur y la costa del Pacífico. El norte y el este, en Siberia, es en gran medida una tierra desértica.


Aviones de combate aéreo



Para la mayor parte de los años 1990 y 2000 los cazas de defensa aérea primarios de la Fuerza Aérea de Rusia fueron los Sukhoi Su-27 'Flanker'y MiG-29 'Fulcrum', con menor número de MiG-31 Foxhounds también desplegados. Aunque el MiG-25 Foxbat permanece en el servicio de su número ha sido indiferente durante años. El MiG-31s sufrido debido al poco mantenimiento, pero una parte importante han vuelto a la situación operativa y muchos se han actualizado. Estimación de elementos aéreos operativos de defensa a partir de 2010:

Su-27 Flanker - 322
Su-30 Flanker - 12
Su-35BM Flanker - 4
MiG-31 Foxhound - 286
MiG-29 Fulcrum - 194
MiG-25 Foxbat (versiones de caza) - 0
Total - 818


Nota: Estimación de la forma prevista como indicativo. Mi estimación es un poco mayor que algunos otros, en particular para los MiG-31s de nuevo en servicio operativo, pero más bajo que otros, por ejemplo la inducción al servicio del Su-35BM.

En términos generales de la Fuerza Aérea de Rusia sigue siendo muy grande y potente para los estándares mundiales, aunque en relación con los recursos aéreos de la defensa de América y la OTAN,, la fuerza Aérea de Rusia, es pequeño. En parte esto se debe a que, en relación con los militares de la OTAN, un énfasis mucho mayor se coloca en SAM de largas distancias en los militares rusos (véase más abajo), permitiendo que menos aviones de defensa aérea. Un factor más importante quizá es que, tras el colapso de la Unión Soviética, Rusia redujo su personal militar y la flota que quedaba sufrió años de falta de fondos con pobre preparación y por consiguiente baja disponibilidad.

La pérdida de años de la década de 1990 significa también que la Fuerza Aérea de Rusia está detrás de la curva con el despliegue operativo de verdaderamente aviones multi-función. Los MiG-29 y Su-27 de Rusia son los principales aviones de defensa aérea, con modelos polivalente limitados principalmente a folletos de exportación. Incluso con la llegada de los Su-35BM aeronaves no cambiará este paradigma de manera significativa. Los activos de las aeronaves de ataque de Rusia, al mismo tiempo formidable en su propio derecho, tienen poco valor como material de defensa aérea. Por lo tanto, en relación con las fuerzas aéreas occidentales donde aviones verdaderamente polivalente como el F-16, F-18, F-4 y Mirage constituyen la espina dorsal de los activos de ataque, Rusia tiene mucho menos 
aviones de defensa aérea "emergentes" intercambiando sus roles a los aviones de ataque en casos de crisis.


jueves, 24 de noviembre de 2011

Tecnología argentina: Radar MET 5 entra en servicio

Radar INVAP MET 5 entra en servicio operativo
Primer radar 3D de largo alcance producido por la empresa nacional INVAP entra en operaciones con la Fuerza Aérea Argentina basado en Las Lomitas (provincia de Formosa)




miércoles, 23 de noviembre de 2011

Primera Guerra Mundial: Japón entra al conflicto

La intervención del Japón en la PGM

Rumores en las cancillerías. — Se confirma el ultimátum. Comentarios.—La colonia de Kiao-Chao.

A mediados de la segunda decena del mes de Agosto, un rumor con visos de fundamento comenzó a circular por las cancillerías europeas y a producir enorme efecto en la opinión tan pronto como trascendió a ésta.

Este rumor se refería a la comunicación por el Gobierno nipón al de Alemania de una nota-ultimátum. Grandes fueron los comentarios a que dio lugar esta noticia. Las imaginaciones se echaron a volar y hubo quien creyó tener poco menos que en el bolsillo la hasta entonces fantástica nota de Japón.

Las personas autorizadas en la materia emitieron su juicio, más o menos acertado, pero reconociendo la existencia del documento y aseverando que en él se exigía a Alemania lo siguiente:

Arrow Primero. Que el Gobierno alemán retirase inmediatamente de las aguas japonesas y chinas todos los buques de guerra que tenía en ella o los desarmara completamente, y

Arrow Segundo. Que Alemania evacuara en el plazo improrrogable de un mes los territorios que ocupaba en Kiao-Chao, los cuales serían entregados por el Gobierno japonés a China en determinadas condiciones.
Quienes así se expresaban sostenían que el Japón procedía de esta forma para salvaguardar los intereses que se tuvieron en cuenta al concertar la alianza anglo-japonesa.

Esta explicación del porqué del ultimátum fue aceptada enseguida como buena, creyéndose que el Japón, por virtud de su tratado con Albión, venía obligado a prestar ayuda a la nación inglesa en su terrible contienda con el imperio alemán.

Sin embargo, el texto literal del convenio anglo-japonés nada preveía respecto a casos como el de la conflagración europea.

En el tratado se consignó que sus artículos tenían por objeto:

Arrow a) La consolidación y el mantenimiento de la paz general en las regiones del Asia Oriental y de las Indias.

Arrow b) El mantenimiento de los intereses comunes de todas las potencias en China, asegurando la independencia y la integridad del imperio chino y el principio de la igualdad para el comercio y para la industria de todas las naciones en China; y

Arrow c) El mantenimiento de los derechos territoriales de las altas partes contratantes en las regiones del Asia Oriental y de las Indias y la defensa de sus intereses en las mencionadas regiones.

En el articulado del convenio, al precisar el mutuo auxilio que ambas potencias habrían de prestarse en caso necesario, se determinaba solo ese deber recíproco para cuando fueran agredidas o puestos en peligro los territorios, los derechos o los intereses expresamente mencionados.

De manera que, en realidad, el tratado anglo-japonés de 12 de agosto de 1905 estaba limitado a cuestiones que afectaban directamente al Asia Oriental, a las Indias o al imperio chino, y no rezaba una palabra respecto a mutua ayuda de las naciones contratantes en caso de guerra como el de la Conflagración Europea.

Un eminente diplomático británico, en los momentos en que más se discutía la intervención o no intervención de los japoneses en la cruenta lucha entablada, se expreso en esta forma al ser llamado a emitir su opinión por uno de los más importantes periódicos ingleses:

"Puede que en efecto exista ese famoso ultimátum de que se habla. Lo que si he de decir yo es que el Gobierno inglés ha hecho todo lo posible para conseguir que el Japón se abstenga de obrar en estos instantes.

Hay que tener en cuenta que la ayuda que pueda prestarnos el Japón en la presente guerra es muy cara; nuestras fuerzas navales, juntamente con las de los aliados, se bastan y se sobran para ejercer el dominio del mar. Además resultaría temerario y hasta humillante requerir el apoyo de un pueblo tan ambicioso y guerrero como el japonés.

,,Creo yo que ninguna nación europea, y menos una coalición formada por éstas, suficiente para defender la civilización y las normas jurídicas internacionales de Occidente, arrostraría la responsabilidad de hacer casi arbitro de una querella europea a un pueblo asiático.
„ Además, considerando la cuestión desde otro punto de vista, la intervención del Japón supondría una extraordinaria alarma en los Estados Unidos de Norteamérica, rival del Japón por efecto de encontrados intereses, rivalidad que constituye precisamente para los Estados Unidos uno de sus problemas capitales de política exterior.

,,El canal de Panamá se ha construido sin duda alguna para el caso de tener que solucionar este problema por medio de las armas.
,
,De la acometividad japonesa no se puede dudar; por consiguiente, el establecimiento de esta nación en las colonias alemanas de Asia, significaría la anexión de éstas al imperio nipón, y, lo que es más grave, una extraordinaria facilidad estratégica para emprender cualquier empresa guerrera contra América.

,,Esto probablemente no han de consentirlo los Estados Unidos y puede pesar en la balanza hasta el extremo de inclinar a Norte América a una alianza con Alemania, si las cosas se extremasen hasta llegar a la guerra.

,,Se ha dicho que los Estados Unidos están en el secreto de la acción japonesa y que asienten a ella; es posible, pero de todos modos lo indudable, lo evidente, es lo que he dicho al principio: que Inglaterra no puede haber influido en modo alguno en las resoluciones de Japón, porque no le ha convenido antes, ni le conviene ahora.


El día 16 de agosto fue conocida oficialmente la existencia del ultimátum dirigido por el Gobierno nipón al imperio de Alemania, por la publicación de un telegrama del gobernador de Kiao-Chao en que se decía: "Confirmo ultimátum. Cumpliré mi deber hasta lo último,,.

El 25 del propio mes se supo la noticia de la ruptura de relaciones. La intervención japonesa en la guerra era ya, pues, un hecho indudable.

La legación imperial del Japón en España hizo pública la nota, por medio de la prensa de la Corte, el mismo día en que se publicaba en Tokio

Decía así la declaración de guerra:

-Nos, por la gracia del cielo Emperador de Japón, sobre el trono ocupado desde fecha inmemorial por una misma dinastía, dirigimos a todos nuestros fieles y bravos súbditos la siguiente proclamación:

„ Declaramos la guerra a Alemania y ordenamos a nuestro ejército y a nuestra armada que, con todo su poderío, rompan hostilidades contra aquel imperio.

,,Ordenamos también a todas nuestras autoridades competentes que realicen cuantos esfuerzos sean necesarios para cumplir sus respectivos deberes encaminados al logro de ese objetivo nacional.

“Desde el comienzo de la guerra actual se han producido efectos calamitosos que nos conciernen en grave extremo. Nos, por nuestra parte, hemos abrigado esperanzas de sostener la paz en el Extremo Oriente mediante la observancia de una estricta neutralidad; pero la acción de Alemania ha obligado, al fin, a la Gran Bretaña, nuestra aliada, a romper las hostilidades contra aquel país. Y Alemania, en Kiao-Chao, su territorio arrendado en China, hace preparativos guerreros, mientras sus buques de guerra cruzan los mares del Asia Occidental y amenazan nuestro comercio, a la vez que el de nuestros aliados.

La paz del Extremo Oriente se halla, pues, en peligro.

De acuerdo con nuestro gobierno y el de s. M. Británica, luego de sinceras y categóricas notas cambiadas entre ambos, para adoptar cuantas medidas fueran precisas para la protección de los intereses generales que se mencionan en el convenio pactado por nuestra aliada con Nos, por nuestra parte, y deseosos de lograr ese fin por medios pacíficos, hubimos de ordenar a nuestro gobierno que dirigiese una sincera advertencia al Gobierno imperial de Alemania.

Con profundo pesar, y no obstante la ardiente devoción que la causa de la paz nos inspira, nos vemos en el caso de declarar la guerra en este período de nuestro reinado y cuando todavía lamentamos la pérdida de nuestra llorada madre.

,,Es nuestro más ferviente deseo que, merced a la lealtad y al valor de nuestros fieles súbditos, quede en breve plazo restaurada la paz y aumentada la gloria del imperio



La declaración de guerra del Japón sobrevino por efecto de no haber contestado el Gobierno alemán a la nota-ultimátum de aquél.

El embajador de los Estados Unidos en Berlín fue el encargado de comunicar al embajador de negocios del Japón en Alemania la orden del Gobierno nipón, según la cual debía retirarse en la madrugada del día 23, de no haber obtenido antes una contestación satisfactoria del Gobierno del Kaiser.

En el propio día 23 el Gobierno japonés ordenó al cónsul de Alemania en Mozkden y a los alemanes residentes en la Manchuria que salieran inmediatamente del país bajo pena de ser apresados. Por su parte los japoneses residentes en Kiao-Chao abandonaron la colonia alemana tan pronto como fue conocida de ellos la declaración de guerra.

La declaración de guerra produjo en Alemania extraordinaria indignación, sobre todo en Berlín. Todos los periódicos coincidieron en afirmar que la nueva jugarreta que les hacía Inglaterra serviría tan solo para aumentar el entusiasmo por la guerra y la confianza en la victoria.

En Austria, donde al día siguiente de la declaración de guerra le fueron entregados sus pasaportes al Ministro del Japón, también ocasionó gran efervescencia la posición que adoptaba el Mikado.

El Wiener Fremdenblatt declaró su creencia de que Inglaterra había reforzado de tal modo la posición del Japón en el Asia Oriental, que ella sería la primera en ver lesionados sus intereses para lo porvenir.

Las demás publicaciones dijeron que la solución definitiva había de hallarse en Europa y no en el Extremo Oriente.

El periódico holandés Correo de Rotterdam, comentando el mismo asunto, aseguró que Francia había auxiliado poderosamente a Inglaterra en la labor de excitar a la raza amarilla contra Alemania.

El sueco Sydvenska Dagbladet afirmó, desde el primer momento, que el ultimátum del Japón era de lo más descarado que se ha visto en la historia. "Tal cinismo—decía—es inaudito y propio únicamente de aves de rapiña. Había que preguntar a la Gran Bretaña si realmente puede mostrarse orgullosa de ir en semejante compañía-.

Donde cayó como una bomba la noticia de la declaración de guerra fue en los Estados Unidos de América. La protesta se manifestó inmediata contra Inglaterra, por considerarse que ésta, con su conducta, abría las puertas a un peligro del que Norte-América tocaría la primera las consecuencias. Esto no quiere decir que la opinión yanqui se colocase del lado de Alemania.

El World de Nueva York escribió a raíz del acontecimiento: "La intervención del Japón es inevitable porque a ello le obliga el tratado con Inglaterra. No obstante, el Japón trata de aprovecharse ahora de la impotencia de Alemania en Extremo Oriente y se prepara para cuando llegue el reparto del botín. Los Estados Unidos deben vigilar y obligar al Japón a no salirse de aquellos compromisos a que le obliga su tratado con la Gran Bretaña,,.

La prensa alemanísta de Norte-América arremetió duramente contra la actitud de los japoneses y propagó urbi et orbe que América debía despertar de su apatía antes de que fuese demasiado
tardío todo esfuerzo.

A pesar de todo este movimiento producido momentáneamente en la opinión americana, el buen criterio se impuso y puede decirse que se adscribió a su Presidente Mr. Wilson, el cual, al recibir la nueva del ultimátum, se limitó a contestar: "No he de discutir el fondo del asunto, pero creo que el Japón va a luchar de buena fe, no por aspirar a ventajas territoriales,,.

España acogió la declaración de guerra del Japón, con la siguiente declaración de neutralidad que se publicó en la Gaceta:

"Constando oficialmente el estado de guerra que existe, por desgracia, entre el imperio de Alemania y el del Japón, el Gobierno de S. M. se cree en el deber de ordenar la más estricta neutralidad a los súbditos españoles, con arreglo a las leyes vigentes y a los principios del derecho público internacional.

,,En su consecuencia, hace saber que los españoles residentes en España o en el extranjero que ejercieren cualquier acto hostil que pueda considerarse contrario a la más perfecta neutralidad, perderán el derecho a la protección del Gobierno de S. M. y sufrirán las consecuencias de las medidas que adopten los beligerantes, sin perjuicio de las penas en que incurrieren con arreglo a las leyes de España.

„ Serán igualmente castigados, conforme al artículo 150 del Código penal, los agentes nacionales o extranjeros que verificasen o promovieren en territorio español el reclutamiento de soldados para cualquiera de los ejércitos o escuadras beligerantes
,,.


Pocos días después de la declaración de guerra el Parlamento del Japón votaba la suma de 53.000,000 de yens, para atender a los gastos de la lucha, la cual se había iniciado ya el día 25 de Agosto.

En este día quedó establecido el bloqueo de Tsing-Tao por las escuadras japonesas, la primera al mando del almirante Barón Dewa, compuesta de dos dreadnougths, el Karashi y el Settan, y cuatro acorazados, y la segunda bajo las órdenes del vicealmirante Yoslumatu, formada por cuatro acorazados y varios cruceros y cazatorpederos.

Algunos días después las escuadras japonesas fueron reforzadas con una división inglesa, y tropas niponas ocuparon siete islas en las inmediaciones de Kiao-Chao, después de haber limpiado de minas los buques un gran espacio de mar.

El mismo día 25 de Agosto comenzó el bombardeo de las posesiones alemanas, en las cuales había sido leído a las tropas un despacho del Kaiser encargándoles que resistieran todo lo posible.

Tan pronto como se inició el bombardeo, los alemanes hicieron saltar con dinamita todos los edificios que podían ser utilizados por las escuadras enemigas como puntos de referencia, y arrasaron todos los pueblecillos chinos próximos a Tsing-Tao. Las fuerzas alemanas de la plaza alcanzaban la cifra de 3,000.

La escuadra alemana, que se hallaba en las costas de China, zarpó con rumbo al Norte tan pronto como se supo el establecimiento del bloqueo.








Hagamos ahora una somera descripción de la colonia de Kiao-Chao o Tsing-Tao, como la llaman los alemanes, para poner fin a este tema.

Kiao-Chao está situada en el mar Amarillo, frente a Corea, en la costa oriental de la provincia china de Shantug.

En 1897 llegaron a Kiao-Chao varios buques de guerra alemanes, de los que desembarcaron soldados y funcionarios alemanes, que en nombre del Emperador tomaron posesión de aquel territorio, no obstante las protestas de China. El Celeste Imperio hubo de ceder a la fuerza de las circunstancias y acabó por consentir en que la ciudad y el puerto ocupados quedasen bajo la soberanía de Alemania durante un período de noventa y nueve años. Así se estipuló en un convenio que se firmó entre China y Alemania y que lleva la fecha de 6 de Marzo de 1898.

Una vez legalizada la ocupación, el imperio alemán se apresuró a organizar ésta debidamente.

Al comenzar la guerra, la administración de la colonia dependía del Ministerio de la Marina teutón, ejerciendo el cargo de gobernador de la plaza un oficial de la armada. La colonia estaba dividida en treinta y tres municipios, alcanzando su población la cifra de 192,000 habitantes.

La raza blanca estaba representada por un núcleo de 4,470, de los cuales 3,806 eran alemanes, soldados y funcionarios civiles en su mayoría.

La guarnición estaba formada de 3,121 soldados de infantería de marina.

En Kiao-Chao residían las autoridades judiciales para los residentes europeos, radicando el tribunal de apelación en el consulado alemán de Shanghai.

Estos tribunales no entendían en los litigios de la población china, salvo en muy contados y determinados casos.

Entre la ciudad de Tsing-Tao, situada en la costa Norte de la bahía de Kíao-Chao y Chinanfu, capital de la provincia de Shan- ghai, se extiendía una línea férrea de doscientas sesenta millas de longitud.

Además de ocupar Kiao-Chao, Alemania se reservó una zona de influencia en la provincia de Shanghai, zona de una superficie de 2,150 millas cuadradas, con una población de 80,000 habitantes.

Al ceder esta zona de influencia, China renunció a su derecho de soberanía y fiscalización, traspasándolo al gobernador de Kiao- Chao.

La zona de influencia se extiendía también a un espacio de treinta y dos millas en el mar Amarillo.

Rodeaba el distrito y la bahía de Kiao-Chao una zona neutral de 2,500 millas cuadradas, con una población de 1.200,000 almas.

La situación de la colonia al comenzar la guerra europea era muy próspera.

En Kiao-Chao se producían con abundancia judías, nueces, batatas y otros frutos. Se explotaba la sericicultura; minas de carbón eran explotadas; había adquirido gran importancia la industria de la seda y se fabricaba cerveza y jabón. Se importaba principalmente algodón, telas, metales, azúcar y cerillas, y se exportaban trencillas de paja, seda, nueces y aceite de judías.

La importación llegó, en 1911, a 114.938,000 marcos y la exportación a 80.295,000.

Los alemanes habían construido excelentes defensas para organizar la resistencia en la colonia en el caso de un ataque inesperado.

martes, 22 de noviembre de 2011

Camión militar: Oshkosh HEMTT (USA)

Camión utilitario pesado de alta movilidad Oshkosh HEMTT (USA) 

 
El camión pesado Oshkosh HEMTT es ràpidamente desplegable y puede operar en casi cualquier condición meteorológica 
 

M997 
-Entrada en servicio 1982 
-Configuración 8 x 8 
-Asientos en cabina 2 hombres 
Dimensiones y peso 
-Peso (vacío) 17.6 t 
-Peso bruto 28.1 t 
-Máxima carga 10 t 
-Longitud 10.2 m 
-Ancho 2.6 m 
-Altura 2.4 m 
Movilidad 
-Motor Detroit Diesel 8V92TA diesel 
-Potencia del motor 450 hp 
-Máxima velocidad en carretera 100 km/h 
-Alcance 640 km 
Maniobrabilidad 
-Gradiente 60% 
-Pendiente lateral 30% 
-Vadeo 1.2 m 

El HEMTT o Heavy Expanded Mobility Tactical Truck es una familia de camiones utilitarios 8x8 pesados producidos por Oshkosh y utilizada por la milicia de EE.UU.. El HEMTT entró en servicio con el Ejército de EE.UU. en 1982 y reemplazó el antiguo Goer M520. Más de 15 000 de estos camiones de gran movilidad fueron construidos. Esta familia de vehículos se despliegue rápido y está diseñado para operar en cualquier condición climática. 
Hay una serie de variantes de los camiones HEMTT, construido sobre un chasis similar y equipados para realizar diferentes misiones. Estos camiones de gran movilidad son utilizados por los militares de EE.UU. para llevar a cabo misiones tácticas locales y lance línea, ressuply unidad y afines. 
La cabina del HEMTT podrán estar equipados con kit de blindaje. Es capaz de proteger a la tripulación de rondas de 7,62 mm y fragmentos de rondas de artillería. El vehículo tiene una ametralladora de montaje en la parte superior de la cubierta. 
El vehículo está impulsado por el motor diesel 8V92TA Detroit Diesel con turbocompresor, que desarrolla 450 CV. Un torno de auto-recuperación está disponible en algunos modelos. Después de la preparación de la HEMTT Oshkosh puede ser transportado en avión por C-130, C-17, C-141 o aeronaves de transporte C-5. 

Variantes 

-M977 de carga de camiones, equipados con grúas de manejo de materiales; 
-M978 de combustible cisterna; 
-Tractor M983; 
-Camión de auxilio M984; 
-M985 camión de carga, equipados con grúas de manejo de materiales, pero más ligero de carga tanto para el camión y la grúa; 
- M1074 / M1075 PLS (sistema de carga paletizada), una variante de la HEMTT 10x10, equipado con una carga equipo de manipulación; 
-M1120 LHS (Sistema de Manejo de Carga), equipado con una carga equipo de manipulación; 
-Camión táctico de extinción de incendios M1142; 
- Puente transbordador M1977; 
-LVS Mk.48 o Logística del sistema de vehículo es un vehículo articulado 8x8, usado por el Cuerpo de Marines de EE.UU.. Este camión táctico es el apodo de Dragon Wagon; 
-HEMTT A3 actualizado, aumentando significativamente las capacidades y el rendimiento. Está equipado con motor diesel Cummins 400 hp, con mejor economía de combustible. Esta variante tiene una cabina blindada integrada; 
-HEMTT A4 actualizado equipados con motor diesel Caterpillar 500 caballos de fuerza, armadura cabina y algunas otras mejoras. 

 
 

Military-Today

domingo, 20 de noviembre de 2011

Pictorial: Segunda corbeta clase Steregushchy botada

Corbeta Soobrazitelni del proyecto 20380

RIA Novosti. Alexei Danichev

La corbeta Soobrazitelni (Inteligente) del proyecto 20380 fue botada el pasado 31 de marzo en la empresa Astilleros del Norte. Este tipo de corbetas cumplen misiones en zonas marítimas cercana a la costa y pueden destruir submarinos y buques de superficie, apoyar el desembarco de tropas y cumplir tareas de defensa antiaérea.

La corbeta Soobrazitelni fue construida en el plazo establecido.

La corbeta puede detectar y destruir buques y submarinos, cumplir misiones de defensa antiaérea y desarrollar operaciones ofensivas.

"Es una corbeta moderna incorporada con altas tecnologías", declaró en la ceremonia de botadura el Comandante de la Flota del Báltico, vicealmirante Víctor Chirkov.

El director general de los Astilleros del Norte, Andréi Fomichov, señaló que la botadura de la corbeta demuestra el carácter estable de la financiación en la industria de construcción naval rusa


En los Astilleros del Norte han sido puestas de quilla dos fragatas más. En la foto: ceremonia de la botadura de la corbeta Soobrazitelni en los Astilleros del Norte en San Petersburgo


Las Corbetas 20380 definitivamente vendrán provistas con los misiles SAM navalizados 9m96e

VLS correspondiente

lunes, 14 de noviembre de 2011

Sanidad militar: El difícil escenario del MOUT (2/2)

Consideraciones sobre el apoyo sanitario en combate urbano (y II)

Viene de Parte 1

MEDICINA PREVENTIVA 


“En el combate callejero un soldado es a veces su propio general. Necesita que se le den instrucciones correctas y, por así decir, la confianza de los generales.”

- Mariscal Vasili I. Chuikov - Sobre Stalingrado

El aspecto preventivo del apoyo sanitario en MOUT puede, a primera vista, parecer un tema sin mayor importancia en este tipo de combate, en el que la enfermedad se percibe como una amenaza lejana. Sin embargo hay que recordar que normalmente se subestima el tiempo necesario para vencer a un enemigo que se presenta como tecnológicamente inferior y desorganizado. A medida que se alarga la operación las enfermedades y los problemas de saneamiento comienzan a hacerse más patentes, y llega un momento en que pueden quebrar la capacidad operativa de las unidades.

De hecho, las ciudades presentan más problemas higiénicos que el campo de batalla tradicional. Normalmente durante el combate los servicios municipales no funcionan (probablemente su nivel tampoco era alto antes) lo que plantea problemas de todo tipo, desde las basuras sin recoger, hasta suministros de agua y luz interrumpidos, pasando por problemas de alcantarillado y enfermos desatendidos. En esta situación los combatientes no sólo están expuestos a las lesiones, de combate y no de combate, sino también a las enfermedades propias de la zona. La transmisión de estas enfermedades se ve especialmente favorecida por unas condiciones medioambientales muy precarias, edificios dañados o destruidos, que ofrecen muy buenas condiciones para la multiplicación de artrópodos y roedores, animales asilvestrados, y una población de un nivel higiénico inevitablemente bajo. A su vez los combatientes, afectados por las durísimas condiciones físicas y psíquicas, sufrirán un descenso de sus defensas orgánicas que facilitará aún más la aparición de enfermedades.(23)

La experiencia rusa en Grozny en el aspecto preventivo fue ciertamente mucho más negativa que en lo referente a la evacuación y tratamiento de las bajas de combate.(5) Los combatientes no disponían de agua potable, ropa limpia, comida caliente, duchas... Hubo brotes de hepatitis vírica, cólera, shigellosis, difteria, carbunco y peste. Una brigada por ejemplo sufrió 240 casos simultáneos de hepatitis, lo que evidentemente anuló por completo su capacidad operativa.(15) La transmisión de la enfermedad se debió a la negligencia en las medidas preventivas, como pone de manifiesto el dato de que el cuatro por ciento de los enfermos trabajaban como manipuladores de alimentos o en la distribución de agua. De hecho, en los análisis del agua que se empleaba para el lavado de los platos se detectó contaminación fecal en el 60-80 % de las muestras.(8)

Otro factor que influyó en la aparición de enfermedades de transmisión hídrica fue la falta de agua potable. En MOUT el agua potable es siempre un artículo fundamental; el combate, con el intenso ejercicio físico que conlleva, incrementa las necesidades de agua de bebida. Pero debido al mismo combate, es muy posible que no funcione el suministro de agua potable lo que nos impone la necesidad de proporcionar dicho elemento. Esto implica una enorme carga logística que frecuentemente no se aprecia en su justa medida, tanto en lo que se refiere a la cantidad de agua como en las dificultades que presenta su distribución hasta la primera línea. Los diferentes procedimientos individuales para tratar el agua eran a menudo percibidos por el combatiente como muy lentos o de mal sabor, aunque pocos bebieron cualquier agua que estuviera disponible. Pero la mayoría utilizaba agua del grifo sin tratar para diferentes fines, como por ejemplo, para lavarse los dientes. El resultado naturalmente fue la aparición de enfermedades de transmisión hídrica, entre ellas la hepatitis y el cólera.

Tampoco la higiene personal presentaba buenas condiciones, y raras veces podían los combatientes utilizar las duchas y los servicios de lavandería, por lo que las enfermedades cutáneas y los piojos eran un problema frecuente.(19) Desde un punto de vista general se puede decir que la salud, física y psíquica, de las unidades rusas comenzó a deteriorarse casi inmediatamente tras el inicio del combate por las malas condiciones higiénico-sanitarias.

El problema generado por la falta de agua potable también lo sufrieron unidades norteamericanas en un ejercicio MOUT, aún después de conocer las dificultades rusas en Chechenia. En dicho ejercicio les costó a los norteamericanos cuatro días el llegar a producir sus primeros litros de agua potable, y tampoco llegaron a instalar lavabos en las letrinas para lavarse las manos.

La amenaza planteada por las enfermedades endémicas de la zona ha de ser contemplada en el planeamiento previo, y el combatiente debe estar vacunado frente a dichas enfermedades. Y no se debe olvidar la conveniencia de ir inmunizando a la población a medida que el combate lo vaya permitiendo; después de todo esta es la guerra de los ”tres bloques” y si en un barrio se desarrolla un combate callejero, en otro barrio se puede estar vacunando a la población, con lo que no solo se establece una inmunidad colectiva que proteja a las unidades, sino que además se lleva a cabo una acción CIMIC (acción cívico-militar) y se mejora la imagen propia.

La evaluación continua de la situación sanitaria proporciona valiosa y necesaria información para la actualización de las medidas preventivas. Desde este punto de vista se pueden citar una serie de puntos que no se deben olvidar, como son por ejemplo, el examen rutinario de los prisioneros que proporciona información sobre las posibles enfermedades, el análisis del material que lleva el personal sanitario enemigo, la inspección de los alimentos capturados, etc. 


ORGANIZACIÓN E INSTRUCCIÓN 


"Los rusos no hacían la guerra adecuadamente, sólo estaban preparados para asumir unas pérdidas enormes y destruir todo lo que se les oponía. Mientras que ellos no valoraban sus soldados, nosotros contábamos cada hombre."

- Aslan Maskhadov, Jefe de Estado Mayor Checheno

Dadas las dificultades y probables retrasos en la evacuación, la idea que surge inmediatamente es proyectar, lo más a vanguardia posible, un apoyo sanitario sofisticado y eficaz que permita estabilizar las bajas y mantenerlas en buenas condiciones hasta que alcancen la instalación quirúrgica necesaria. Naturalmente este apoyo debe ser lo más ligero y reducido posible, precisamente para poder ser proyectado en apoyo directo al combatiente.

El primer paso necesario es elevar significativamente el nivel de la instrucción sanitaria de todo el personal.(10) La auto-ayuda y la ayuda del compañero es la piedra angular de los primeros auxilios en terreno urbano.Todo combatiente necesita ser capaz de mantener con vida a una baja aplicando las técnicas de soporte vital básico hasta que se le pueda prestar una atención sanitaria más especializada, que normalmente estará a cargo de sanitarios o enfermeros. Quizás no sea necesario desplegar médicos más a vanguardia puesto que las bajas normalmente serán evacuadas directamente al equipo quirúrgico.

El siguiente paso es formar adecuadamente al personal sanitario puesto que los primeros momentos serán más importantes que nunca. El MOUT necesita un incremento del personal sanitario, en cantidad y en calidad. Es muy posible que una baja sea vista por el primer personal sanitario que le practica el soporte vital avanzado y luego sea evacuada casi directamente al role 3 / equipo quirúrgico. Esto puede sugerir la desaparición del role 2; y de hecho en MOUT pasamos, tanto en evacuación como en tratamiento, de condiciones muy precarias en el interior de la ciudad a un nivel muy superior en cuanto se alcanza su periferia. La evacuación entonces puede ser mediante helicópteros, directamente a hospitales que permiten prestar todo el rango de atención médica, incluyendo las superespecialidades. Aunque todo depende de cada situación concreta, en muchas ocasiones el role 2 solo lograría alargar innecesariamente el recorrido de la baja.

Naturalmente esto exige el despliegue muy avanzado de personal capaz de estabilizar la baja y ponerla en estado de evacuación. Los israelíes en el Líbano en el 82, desplegaron un apoyo sanitario de una envergadura muy superior a operaciones anteriores, y lograron que los sanitarios fueran, en general, los que primero atendieron a las bajas ocasionadas, prestando un apoyo más rápido en ambiente urbano que en el no-urbano. Los equipos quirúrgicos desplegados estaban tan cerca de las unidades que en algún caso llegaron a estar a doscientos metros de la primera línea, e incluso durante la operación de Beirut un hospital de evacuación estuvo funcionando a tres kilómetros al sur de la ciudad. Esto les permitió garantizar un apoyo sanitario de un altísimo nivel en toda la operación.(13)

En Chechenia los servicios sanitarios rusos, tres semanas antes de comenzar la operación, comenzaron el entrenamiento de cuatro unidades sanitarias especiales para reforzar el despliegue. Dichas unidades después proyectaron asistencia quirúrgica a nivel del puesto de socorro de regimiento, y simultáneamente se reforzaron los medios sanitarios de batallón con un médico y un pelotón de ambulancias, y de compañía con un paramédico.(5) La evacuación posterior al hospital de campaña se efectuaba mediante helicópteros. Gracias a este énfasis en el apoyo sanitario los heridos normalmente llegaban al quirófano en un plazo que oscilaba entre dos y tres horas.

Si bien en los casos anteriores la mayoría de las bajas fueron atendidas en unos plazos razonables no siempre ocurrirá así. En Mogadiscio se tardó hasta quince horas en la evacuación, lo que además de los problemas generados por la pérdida de sangre, aumenta la incidencia de infecciones posteriores. Por esta razón es muy posible que en el futuro, si se prevén plazos largos de evacuación, se administren antibióticos al combatiente poco después de ser herido, por ejemplo ciprofloxacina, si los estudios actuales concluyen que los antibióticos están indicados.(10)

En este tipo de combate es a menudo imposible delimitar las líneas propias y del enemigo. Es muy posible que en la confusión de las operaciones, puestos de socorro, nidos de heridos, etc, queden aislados pero históricamente se han dado muchos ejemplos de instalaciones sanitarias que funcionaban clandestinamente tras líneas enemigas, habiéndose llegado en algunos casos, como en los hospitales subterráneos Vietcong a un nivel de ingenio difícilmente igualable.(3) Estos ejemplos históricos deberían ser cuidadosamente estudiados para tratar de aprovechar en el momento actual lo que pudiera aplicarse al MOUT. De entrada ya se puede citar una de sus lecciones aprendidas y es que el personal sanitario desplegado en estas operaciones debe tener la misma instrucción que el personal al que apoya y debe estar preparado para soportar el mismo nivel de estrés.

Como un ejemplo de posibles ideas a debatir para la planificación de este tipo de acciones, se podría discutir la creación de diferentes símbolos militares específicos del MOUT, para tratar de describir el desarrollo de la acción en los diferentes edificios, entre pisos a distintas alturas, señalar las armas de apoyo ubicadas en el techo de una torre o el avance por unos túneles de metro, el puesto de socorro en un sótano... en una palabra describir la acción tridimensional típica del MOUT.

ABASTECIMIENTO 
 


"No deberíamos ser demasiado rápidos en criticar a los rusos en Grozny… Todas esas lecciones discutidas aquí ya las experimentamos en Hue."

- General G.Christmas

Hay una lección general, de gran importancia para el apoyo sanitario, que puede resumirse en que no hay ciudades vacías. Aunque una parte de la población huya de la ciudad ante la inminencia del combate, otra parte de la población, a menudo muy significativa, permanecerá en la ciudad por no tener donde ir, por esperar que no se produzca la batalla o por creer que no será muy intensa o muy larga, o simplemente se quedarán ante el temor de perder su casa y todo lo que tienen. El problema que plantea esta población es que sus requerimientos de comida, agua, cobijo y asistencia sanitaria pueden ser incluso superiores a los de las mismas unidades. A menudo el mando militar tendrá que restablecer el funcionamiento de servicios públicos como el suministro de agua, energía eléctrica, orden público, etc. Por esto, en general, las funciones logísticas, incluida la sanitaria, necesitan ser reforzadas para el combate urbano.

El MOUT consume hombres y material a un ritmo muy acelerado. Esto hace que el abastecimiento sea de vital importancia, y sin embargo hasta que no se han sufrido las consecuencias no se suelen captar las serias dificultades que presenta.

El consumo de munición es siempre más alto en MOUT que en otros terrenos; los rusos en Grozny se enfrentaron a “peticiones anormalmente altas” de granadas, botes de humo, cargas de demolición, etc. Además también aumentaron los requerimientos de apoyo sanitario, que fueron aún más acuciantes debido a la necesidad de proporcionar ayuda humanitaria a la población durante el combate. Esta fue asimismo la experiencia canadiense durante la Segunda Guerra Mundial, y la de los marines durante la batalla de Hue donde sus consumos fueron un 30 % superiores a lo normal. El caso contrario se produce con el fuel, que presenta un consumo más bajo de lo normal debido a la falta de movilidad. También son menores las necesidades de mantenimiento de vehículos, aunque los neumáticos necesitan ser cambiados más a menudo.(23)



El transporte del material, munición, comida, agua, etc, hasta la periferia de la ciudad no presenta problemas especiales. Aunque naturalmente los convoyes que se dirigen a la ciudad pueden sufrir emboscadas, y los terroristas chechenos las ejecutaban para reabastecerse a partir de los camiones rusos, las dificultades específicas comienzan justo en las afueras de la ciudad.(23) Al llegar a esta zona aumenta notablemente el peligro de ataque. Los camiones, al no estar blindados, no pueden circular por zonas batidas por morteros y francotiradores, por lo que en Grozny los rusos se veían obligados a transvasar la carga a vehículos blindados para el suministro a las unidades en la ciudad. Pero los vehículos blindados no están diseñados para el transporte y tienen poca capacidad, lo que hacía que tuvieran que efectuar muchos viajes y eso a su vez incrementaba el consumo de fuel y por tanto las necesidades logísticas. Simultáneamente se perdía la capacidad de combate de muchos vehículos blindados utilizados en el transporte de material, comida, agua o sirviendo como ambulancias.(5) Por estos problemas se consideraron posibilidades como la de efectuar el reabastecimiento por la noche, cuando el tráfico es menor, y empaquetar los suministros en paquetes fácilmente transportables por uno o dos hombres, para así facilitar la rápida descarga y el almacenamiento de los suministros transportados por los vehículos blindados.

El abastecimiento de los recursos sanitarios presentó esencialmente los mismos problemas, desde el alto consumo de material desechable hasta las dificultades para hacer llegar el material hasta la primera línea (los últimos 500 metros son los más difíciles). Además el material sanitario es muy rápidamente consumido por los “nidos de heridos” y difícilmente reemplazado, por lo que es frecuente que el personal sanitario de primera línea carezca de material sanitario básico.

Debido a la naturaleza descentralizada del MOUT, los recursos sanitarios deben distribuirse por toda la unidad en lugar de acumularse en el puesto de socorro y con los sanitarios. Los combatientes, especialmente los de mayor instrucción sanitaria, pueden también llevar material adicional, como apósitos, equipos intravenosos, etc.

Otro punto importante del abastecimiento, con repercusión directa sobre la salud de las tropas, son el agua y la comida. Los problemas del agua, que siempre representa un problema de primera magnitud se han discutido en el apartado referente a la medicina preventiva. En lo referente a la comida, los rusos experimentaron muchos problemas para suministrar raciones a las posiciones en primera línea. Por las dificultades anteriormente citadas los camiones no podían entrar en Grozny con la comida, que debía ser entonces transportada en contenedores que a su vez se introducían en vehículos blindados para distribuirla en la ciudad. Por esto a menudo las unidades en vanguardia tenían que comer raciones de combate, si todavía disponían de ellas, o tratar de conseguir comida de la población. Así frecuentemente el personal que más calorías extra necesitaba ni siquiera recibía los mínimos diarios, fundamentalmente por un problema de transporte inadecuado.(5)

PLANIFICACION GENERAL DEL APOYO SANITARIO
 


"Yo y Somalia contra el mundo. Yo y mi clan contra Somalia. Yo y mi familia contra mi clan. Yo y mi hermano contra mi familia. Yo contra mi hermano."

- Dicho somalí

Tras haber repasado brevemente los puntos anteriores podemos efectuar una serie de consideraciones generales sobre la planificación del apoyo sanitario. Dicha planificación requiere coordinar, fundamentalmente con G2 (inteligencia), G3 (operaciones) y G4 (logística), diferentes aspectos de la operación que tienen una repercusión sanitaria muy importante.(17)

  • En primer lugar la Preparación de Inteligencia del Campo de Batalla (IPB), en la que se incluye la situación del enemigo, conocida o estimada, el terreno, con la capacidad y tipo de carreteras, resistencia a agentes atmosféricos como la lluvia, aeropuertos o helisuperficies en las cercanías, predicciones meteorológicas, etc. Fuentes locales de inteligencia importantes son los bomberos, policía, trabajadores municipales (alcantarillados, hospitales, servicios, etc). Es fundamental disponer de información sobre la infraestructura del metro, túneles, conducciones de electricidad, agua, etc. Es muy útil disponer de mapas detallados de la ciudad antes del comienzo de la operación.
  • Aunque cada situación presentará sus propias características, probablemente el enemigo estará constituido por guerrilleros, fuerzas irregulares, de bajo nivel tecnológico, armas individuales y frecuente empleo de RPG, se desplazará entre la población civil, que puede apoyarle o no, entre la que se camufla y a la que puede usar como escudo humano. Por otra parte la misma población posiblemente no distinga entre combatiente y no combatiente como nosotros. En muchos pueblos, como en el caso checheno, el sentido de clan, o de tribu, hace que todos los miembros del grupo se sientan afectados y de alguna forma implicados en la lucha, por lo que podría resultar difícil clasificarlos estrictamente como no-combatientes pero simultáneamente se les debe tratar como tales.
  • La situación del enemigo condiciona el concepto de la maniobra propia y esta a su vez nos guía en el despliegue del apoyo sanitario y los medios necesarios para atender a las posibles bajas. Es necesario determinar si hay edificios específicamente incluidos en la “targeting list”, y como influye esto en la ubicación de nidos de heridos, rutas de evacuación, puestos de socorro de batallón, etc. ya que hay que recordar que en MOUT la posibilidad de bajas por fuego propio aumenta significativamente. Los campos de minas, francotiradores, etc, pueden forzar o impedir determinadas rutas de evacuación o de abastecimiento.
  • El abastecimiento, dentro de la cadena logística general, se efectuará a partir de los elementos logísticos avanzados establecidos. Habrá que acordar con G4 la integración de los recursos sanitarios en el plan general, su posición en el convoy, seguridad, etc. Una faceta que puede ser de gran relevancia en este terreno, en el que una vez fuera de la ciudad la seguridad aumenta enormemente, es la denominada TPLS (Third Party Logistic Support) mediante la cual se contratarían con empresas civiles distintas actividades que permitan reducir la sobrecarga del sistema sanitario desplegado. Un ejemplo de TPLS sería la responsabilidad de la evacuación estratégica.
  • El mando y control requiere establecer las frecuencias radio para las evacuaciones, peticiones de abastecimiento, informes sanitarios periódicos (MEDSITREP, MEDASSESSREP) o excepcionales (MEDSPOTREP) si se producen por ejemplo situaciones de bajas en masa (MASCAL), etc.
  • Debemos asegurarnos de que las instalaciones sanitarias civiles, almacenes de material sanitario, etc, no son afectadas. Así se podrá mantener el sistema sanitario civil, que de otra forma supondría una sobrecarga para nuestro despliegue sanitario. Incluso, si el sistema civil fuera de una calidad suficiente, se podría coordinar a través de CIMIC el apoyo a las bajas propias. Además las bajas civiles que hayan sido atendidas por personal sanitario militar deberán ser trasladadas lo antes posible a centros civiles, manteniendo de esta forma la capacidad para atender a nuestras bajas y la movilidad de nuestras instalaciones sanitarias.

    Un caso especial en este aspecto fue el de Grozny, ya que el mando ruso era el único representante gubernamental y como tal se esperaba de él que prestara atención sanitaria a toda la población civil.
  • Relacionado con el punto anterior hay otro, que se cita de forma general en la literatura, y que sin embargo no se encuentra después reflejado en ninguno de los estudios realizados, que es el de la repercusión de los heridos civiles o de los prisioneros sobre el apoyo sanitario propio. Este punto puede plantear problemas éticos de prioridades si las capacidades sanitarias se ven desbordadas, y en algún caso, como por ejemplo el de los rusos en Chechenia es claramente responsabilidad suya, ya que los civiles chechenos son ciudadanos rusos, y por tanto las fuerzas rusas eran responsables del apoyo sanitario, no solo a sus unidades sino también a la población civil.
  • Un tipo de problemas que pueden producirse en terreno urbano son los denominados ROTA (Release Other Than Attack) en los que se produce la liberación no intencionada de un agente, que puede ser nuclear, biológico o químico. Una ciudad es un lugar industrializado, con productos químicos (fábricas, depósitos...) biológicos (hospitales, farmacias...) combustibles, etc, que debido a la acción del combate pueden ser liberados al medio ambiente. Naturalmente esto plantea unos problemas sanitarios que deben ya considerarse desde el planeamiento previo de la operación, y que exigen una relación fluida con los ingenieros, tanto para disponer de información previa sobre su localización, como para coordinar las medidas, sanitarias y no-sanitarias, que deban adoptarse.
¿Cual sería entonces, de acuerdo con los diferentes aspectos discutidos anteriormente, el posible despliegue sanitario para apoyar el MOUT?.(13) El despliegue sanitario debe contemplar los siguientes puntos :

  • Todo el personal debe estar muy bien instruido en primeros auxilios, dada la dificultad de obtener atención médica en este tipo de terreno.
  • Cada unidad debe ser autosuficiente desde el punto de vista sanitario. Será necesario reforzar las capacidades sanitarias de las unidades para proporcionar primeros auxilios, y estabilizar la baja lo más a vanguardia posible.
  • El personal sanitario debe ser capaz de moverse en terreno urbano con la misma soltura que la infantería.
  • Es necesario desplegar equipos quirúrgicos muy adelantados para efectuar cirugía de urgencia. Probablemente apoyando al role 1, que tendría un papel más de centro de mando y control para gestionar las evacuaciones que su papel clásico de primera atención médica.
  • Los recursos sanitarios desplegados a vanguardia necesitan una mayor protección y deben ubicarse en sótanos o enterrarse.
  • Frecuentemente la mejor ubicación de las instalaciones sanitarias será fuera de la ciudad, cerca de carreteras importantes y de un aeropuerto o un puerto. Si están situadas dentro de la ciudad, por motivos de seguridad, espacio o estándares sanitarios, normalmente no deben colocarse en hospitales o clínicas civiles. Es posible que se traten prisioneros en la misma instalación por lo que se necesitarán lugares seguros.
  • Una eficaz coordinación con el sistema sanitario civil y ONGs puede ser muy útil, reduciendo la necesidad de atender bajas civiles, pero a su vez pueden requerir apoyo en comunicaciones y transportes.
  • La necesidad de disponer de un role 2 clásico es discutible y debe ser estudiada en cada caso concreto. La tendencia es que una vez que la baja alcanza el role 1 es evacuada directamente a la instalación sanitaria con capacidad quirúrgica (normalmente el role 3) por vía aérea.
  • La evacuación en el interior de la ciudad normalmente se efectuará mediante ambulancias blindadas, o en su defecto a pie. Es muy útil establecer un sistema de ambulancias lanzadera entre los nidos de heridos, puntos de trasbordo y puesto de socorro de batallón. Cada equipo de ambulancias tendrá de esta forma un buen conocimiento de su zona. Las emboscadas y francotiradores pueden ralentizar la evacuación de forma significativa.
  • Una vez fuera de la ciudad, normalmente, la evacuación aérea es la preferida.

NUEVAS TECNOLOGIAS 


"Sintió una confianza creciente a medida que desplazaba fuerzas hacia la zona de combate cerca del helicóptero norteamericano derribado y organizaba las emboscadas... Los americanos no eran superhombres. En estas calles polvorientas, donde el combate se reducía a fusil contra fusil, podían morir tan fácilmente como cualquier somalí."

- USN Proceedings - On Somalia

El empleo de nuevas tecnologías tendrá un impacto trascendental en la futura conducción de operaciones en terreno urbano. Aunque por supuesto el combatiente seguirá siendo la piedra angular del MOUT, las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías cambiarán radicalmente el combate, generando un amplísimo rango de posibilidades que solo ahora se comienzan a vislumbrar.
Una de las primeras opciones sería la utilización de armas no letales que, ante las objeciones éticas, y políticas, a poner en riesgo la vida de personas no-combatientes, permitirían neutralizar a combatientes y no combatientes sin producirles la muerte.(24) Las armas no letales cubren un amplio espectro desde las tradicionales balas de goma hasta aparatos que generan un ruido insoportable, luces muy intensas, “armas de energía dirigida”, etc. Entre estas últimas se encuentran diferentes tipos como las “armas de barrera” que generan un malestar muy acusado en una zona geográfica determinada, las “penetrantes” que logran incapacitar a las personas a distancia e incluso dentro de un edificio, etc. En Hue en 1968 se empleó gas lacrimógeno para el control de determinados puntos, pero sin embargo, y a pesar de su eficacia inicial, su uso posteriormente fue de menos utilidad. Parece que el efecto conseguido va siendo menor a medida que se repite su empleo, quizás por entender el adversario que el empleo de armas no letales indica una menor voluntad o decisión para alcanzar la victoria.

Existen otras posibilidades que, aunque no pueden considerarse estrictamente como tecnologías emergentes, sí constituyen enfoques nuevos de tecnologías ya existentes, que han demostrado su eficacia en otros terrenos o para otros problemas militares, y que forman ya parte de las lecciones aprendidas de operaciones y ejercicios, como por ejemplo Urban Warrior. Entre estas nuevas aplicaciones de tecnologías ya existentes se pueden citar el empleo de bulldozers acorazados para despejar calles, nuevas versiones de las “torres de asalto” medievales, etc. Pero el papel preponderante correspondería a sistemas pilotados por control remoto, tanto terrestres como aéreos, y que permitirían reducir el número de personas expuestas, proporcionando simultáneamente una mayor capacidad de fuego, con unas municiones cada vez más precisas, con unos sistemas de identificación también cada vez más exactos y que disminuirían el número de bajas por fuego propio.

Las nuevas tecnologías tendrán, directa o indirectamente, una importante repercusión sobre la capacidad física, y por tanto la salud del combatiente mediante, por ejemplo, la reducción del peso del material individual. En este sentido, un proyecto que proporciona una visión global de los diferentes aspectos de la transformación del combatiente actual en un auténtico guerrero urbano, es el denominado "2025 Urban Warfighter System".(11) Este será un revolucionario sistema de combate hombre-máquina, con unas características de C4ISR (“command, control, communications, computers, intelligence, surveillance, y reconnaissance”), letalidad, movilidad, supervivencia y sostenibilidad, muy superiores a las de los sistemas actuales o disponibles en un futuro cercano. Este sistema proporcionará una información completa y actualizada del campo de batalla; posiciones y movimientos del enemigo, estado de la infraestructura, movimientos de la población, y posiciones y movimientos de las fuerzas propias. Desde el punto de vista sanitario permitirá una reducción del número de bajas mediante un uniforme “camaleónico”, con protección antibalas, química y biológica, etc, aparte de que el mero hecho de incrementar su movilidad, letalidad y capacidad de comunicaciones, automáticamente mejorará sus posibilidades de supervivencia. Con estos sistemas cada vez se reduce más el número de personas que se ponen en riesgo, a cambio naturalmente de incrementar de forma exponencial sus posibilidades, tanto ofensivas como defensivas. Se trata en suma de proyectar conocimiento en lugar de proyectar personas.



Pero las nuevas tecnologías no solo pueden aplicarse directamente al combate, sino que además podrían mejorar muy significativamente un aspecto tan importante como es el de la instrucción.

Esta faceta, fundamental para la cualificación del personal en un ambiente tan específico, tropieza con el grave problema de la dificultad de utilización de terrenos para la instrucción. Si bien es relativamente fácil encontrar una aldea abandonada que pueda acondicionarse como campo de ejercicios, es prácticamente imposible llegar a disponer de una ciudad, siquiera de tamaño pequeño. Ahora bien las ciudades podrían simularse en un centro de instrucción virtual, en el que se integrarían las simulaciones del combate individual y de pequeñas unidades, hasta llegar a las de brigada y división. De esta forma se podrían preparar, sin grandes dificultades o costes, diferentes escenarios para cada uno de los aspectos del MOUT, incluyendo por supuesto el sanitario.
Desde el punto de vista estrictamente sanitario es una necesidad de primer orden disponer de vacunas contra las amenazas sanitarias en MOUT como son las enfermedades diarreicas (disenterías, cólera...) enfermedades transmitidas por artrópodos y roedores (paludismo, dengue, peste, hantavirosis, etc), antídotos eficaces (o inmunizaciones contra estos agentes si pudieran desarrollarse) contra agentes químicos y biológicos, etc.

Otro problema del MOUT con incidencia directa sobre la salud del combatiente es el suministro de agua potable, como ya se ha comentado anteriormente. Este problema podría solucionarse en el futuro mediante el proceso de ósmosis inversa, que proporciona un agua que se puede consumir directamente sin necesidad de controles previos. Sin embargo en la actualidad los sistemas de ósmosis inversa son demasiado pesados para su transporte por un combatiente, por lo que se está desarrollando un sistema portátil mucho más ligero y que podría proporcionar alrededor de 1000 litros de agua al día.

Hace ya varios años que se iniciaron estudios sobre el denominado Personal Status Monitor, instrumento del estilo de un reloj de pulsera que lleva incorporado un GPS (imprescindible para la localización de bajas), un detector de constantes vitales y un mecanismo de alarma que se dispara en caso de alteración de dichas constantes, proporcionando la localización de la baja de forma encriptada para no facilitar al enemigo su localización. Una vez localizada la baja entrarían en juego los sistemas robotizados para el tratamiento y evacuación. Si el robot no proporcionara directamente los primeros auxilios (y cabría esa posibilidad mediante sistemas de inteligencia artificial) al menos facilitaría un enlace de telemedicina con el personal sanitario que trataría la baja a distancia. Naturalmente el robot protegería y, si es posible, evacuaría por si mismo a la baja evitando de esta forma poner en riesgo al personal sanitario.

La instrucción del personal deberá tener en cuenta también las nuevas adiciones al material sanitario, ya desplegadas en Iraq en el 2003, como son el nuevo modelo de torniquete que se puede utilizar con una sola mano, el sistema de administración de líquidos por vía ínterósea que sustituye con ventaja la vía intravenosa en una baja que puede estar en shock hipovolémico y en la que es difícil coger una vía; los nuevos apósitos coagulantes; posibles instrumentos y equipos para liberar a las bajas que puedan estar atrapadas en el interior de edificios, etc. Hay que tener en cuenta que la instrucción en MOUT proporciona esa ventaja asimétrica que, en otras condiciones, puede bascular hacia el adversario y colocar al ejército convencional en inferioridad.

Pero para alcanzar esa ventaja, el entrenamiento ha de ser lo más realista posible; si los ejercicios no reproducen fielmente las condiciones adversas del MOUT, incluyendo la sobrecarga de información, no prepararán adecuadamente al personal para un entorno tan exigente como este.

Finalmente, pero no por ello menos importante, será necesario discutir y actualizar la doctrina sanitaria que deberá considerar aspectos tan diferentes como los sistemas pilotados por control remoto, la telemedicina, la instrucción del personal, el rescate en edificios, etc.

CONCLUSIONES


"El futuro no es el hijo de la Tormenta del Desierto, sino el hijastro de Somalia y Chechenia."

- General C. Krulak

Este trabajo ni pretende ser exhaustivo ni proporcionar soluciones pret-à-porter sino, únicamente, ser el arranque de lo que debiera convertirse en un tema importante en nuestra agenda, iniciar un proceso de pensamiento, de debate y actualización de nuestros procedimientos. Hoy tenemos dificultades en el terreno urbano para ver, para comunicarnos, para movernos y, por la población y la infraestructura, para hacer fuego con eficacia. Y todo esto tiene un impacto directo sobre nuestra capacidad sanitaria en MOUT.

Aunque es muy cierto que no hay mejor apoyo sanitario que una aplastante superioridad, esta superioridad solo se adquiere con una preparación intensa y constante, y en el campo sanitario el MOUT presenta uno de los aspectos más exigentes, tanto en instrucción, como en tecnología y por supuesto en la motivación del personal.

Las medidas contra las amenazas sanitarias, contra las enfermedades y lesiones no de combate, son vitales para la conservación de los efectivos. Ahora bien, por difícil que sea la situación sanitaria en el MOUT, la experiencia de otros conflictos nos permite prever la mayoría de los problemas y, en general, adoptar medidas sanitarias correctas y establecer una buena coordinación previa. Solo con esto ya se incrementa notablemente la calidad del apoyo sanitario, evitando muertes, enfermedades y conservando la capacidad de combate. Pero para prever los problemas es necesario antes conocer las lecciones aprendidas de los conflictos anteriores, discutirlas en nuestro ámbito, en cursos, seminarios, practicar el apoyo sanitario en ejercicios (exclusivamente sanitarios o no) y finalmente llegar a proponer una doctrina sanitaria específica del MOUT. Si nos permitimos el lujo de ignorar las lecciones aprendidas de otros países, si caemos en el error de creer que se puede evitar el combate en terreno urbano, cuando las tendencias demográficas indican lo contrario, sólo lograremos garantizar que cualquier enfrentamiento, victorioso o no, tendrá un altísimo coste.

El MOUT es diferente a los terrenos habituales para los que se entrena un ejército convencional, tanto en el concepto como en la práctica, y aunque siempre se han producido combates urbanos, unas fuerzas armadas tradicionales encuentran difícil renovar su enfoque y encarar los desafíos prácticos, emocionales y éticos del MOUT. Desafíos que son aún más complejos por la participación de los medios de información y ONGs. Es evidente que no resulta un combate fácil, y el personal sanitario se ve constreñido a prestar un apoyo difícil, y que puede ser escaso, arriesgado y plantear dilemas éticos de muy difícil solución. Es comprensible por tanto el rechazo, o simplemente la asignación de una baja prioridad, a este tipo de conflicto, pero no tenemos elección. Si nosotros no hemos elegido el problema, el problema parece habernos elegido a nosotros. Es imprescindible hacerle frente, estudiarlo, organizarnos, equiparnos y entrenarnos. El futuro es ese, y cada día se acerca un día más al presente.

ACTUALIZACIÓN DE ENERO DE 2007 


"El destino de los heridos depende de los que ponen el primer vendaje."

- Coronel Nicholas Senn, 1844-1908.

Desde que se escribió este artículo la situación en Iraq se ha ido complicando cada vez más y la actualidad del combate urbano no puede ser mayor. Un ejército que, como el estadounidense, está a la cabeza del mundo en tecnología se encuentra con problemas ante un enemigo muy inferior.(26) 

Si bien es cierto que los terroristas islámicos disponen de menos capacidades, no es menos cierto que se enmascaran en la población y se mueven hábilmente dentro de ella, emplean ingenios explosivos improvisados y, sobre todo, están decididos a morir en ataques kamikaze, lo que resulta incomprensible para una mentalidad occidental. Y no puede olvidarse que para nuestras sociedades las bajas son muy difícilmente aceptables, lo que ha llegado a constituirse en el centro de gravedad norteamericano haciendo que la opinión pública norteamericana pase, de ser favorable a la guerra en Iraq, a oponerse a ella. 

Sin embargo, ante una situación muy difícil, la reacción de la medicina militar estadounidense ha sido espectacular.(27) Como se puede observar en el cuadro, la evolución de la letalidad de las heridas de combate ha sido enormemente positiva en los últimos quince años, en los que se ha mejorado más que en los doscientos años anteriores. 

La disminución de la mortalidad se ha logrado, esencialmente, sacando las consecuencias lógicas de lo que ya se sabía. Así era perfectamente conocido que las principales causas prevenibles de las muertes en combate son las hemorragias masivas, obstrucciones de la vía aérea y los neumotórax a tensión. Este conocimiento ha servido para actualizar el contenido del botiquín individual que ahora incluye, entre otros artículos y como se ha mencionado anteriormente, un nuevo tipo de torniquete, un nuevo apósito coagulante, una cánula nasofaríngea y un vendaje elástico de diseño optimizado. Pero además se ha adaptado la instrucción de primeros auxilios que se venía dando a todo el personal, haciéndola más práctica y sobre todo más enfocada a tratar aquellas situaciones que suponen un riesgo vital, como es una hemorragia importante, en lugar de enseñar, por ejemplo, a entablillar fracturas. 

Estos cambios están dirigidos a todos los combatientes, pero también el mismo despliegue del apoyo sanitario ha experimentado una importante transformación al adelantar al máximo la capacidad quirúrgica. Así se han desplegado los llamados “Equipos Quirúrgicos Adelantados” (Forward Surgical Teams) que efectúan fundamentalmente cirugía de control del daño. Estos equipos, dotados de una gran movilidad, están integrados por un total de veinte personas y seis “humvees” (High Mobility Multipurpose Wheeled Vehicle) con sus correspondientes remolques. 

Como resumen se puede decir que, tres años después de la primera publicación de este artículo, el combate urbano está cada vez más cerca de nosotros. Y la necesidad de conocerlo también. 




BIBLIOGRAFÍA

1. ACE Directive 85–8; “ACE Medical Support Principles, Policies and Planning Parameters“ (dated 26 Oct 93).
2. Blood, C.G., Anderson, M.E., “The Battle for Hue: Casualty and Disease Rates During Urban Warfare”, 159(9): 590-595,1994.
3. Cloutier, M.G., “Medical Care behind enemy lines: a historical examination of clandestine hospitals”. Military Medicine, 158,12:816, 1993.
4. Dewar, M., “War in the Streets: The Story of Urban Combat from Calais to Khafi”. London: BCA, 1992, p. 16.
5. Grau, L.W., T.L. Thomas; “‘Soft Log’ and Concrete Canyons: Russian Urban Combat Logistics in Grozny,” Marine Corps Gazette, Vol. 83 (October 1999), pp. 67–75.
6. Grau, L.W., Smith,T., “A ‘Crushing’ Victory: Fuel-Air Explosives and Grozny 2000”, Marine Corps Gazette, August 2000, 30.
7. Grau, L.W., Thomas, T.L.: “Russian Lessons Learned From the Battles For Grozny”. Marine Corps Gazette, April 2000.
8. Grau, L.W., Jorgensen,W.A. “Viral Hepatitis and the Russian War in Chechnya”, US Army Medical Department Journal, May/June 1997, 2-5.
9. Grau, L.W., Jorgensen, W.A., “Handling the Wounded in a Counter-Guerrilla War: The Soviet/Russian Experience in Afghanistan and Chechnya”. Foreign Military Studies Office, Fort Leavenworth, Kansas.
10. Grau, L.W., Gbur, C.J., “Mars and Hippocrates in Megapolis: Urban Combat and Medical Support”. U.S. Army Medical Department Journal, January-March 2003
11. Hahn. R.F., Jezior, B.,”Urban Warfare and the Urban Warfighter of 2025”, Parameters, Summer 1999
12. Legaut, R., “The urban battlefield and the Army: changes and doctrines”. Autumn 2000; Canadian Military Journal.
13. Leitch, RA .et als, “Analysis of Casualty Rates & Patterns Likely to Result from Military Operations in Urban Environments”. CWL/TechMed/11/97.
14. Novikov, VS. "Psycho-physiological Support of Combat Activities of Military Personnel". Mil Med J. 1996; No. 4, P 37-40.
15. Ogarkov, P. I., Malyshev, V. V., Tsutsier, S. A., Mikhaylov, N. V., “Epidemiologicheskaya kharakteristika i laboratornaya diagnostika virusnykh gepatitov v federal'nykh voyskakh na territorii chechenskoy respubliki” [Epidemiologic characteristics and laboratory diagnosis of viral hepatitis among federal forces deployed in the Chechen Republic], Voenno-meditsinskiy zhurnal' [Military-medical journal], August 1996, 48.
16. Peters, R., “Our Soldiers their Cities”, Parameters, Vol. 26, No1, Spring 1996, p.43.
17. Sheaffer, D.; “Urban Combat Operations” ,Chapter 8, Combat Health Support.
18. Savvin, Y., “Za zhizni voinov” [For the lives of the warriors], Armeyskiy sbornik [Army digest], March 1995, 45.
19. Shchepakin, M. "Tyl v Chechne" [Rear Service in Chechnya], Armeyskiy sbornik [Army digest], June 1995, 20.
20. Spiller, R.J., “Sharp Corners: Urban Operations at century's end”. U.S. Army Command and General Staff College Press. Fort Leavenworth, Kansas, June 2000.
21. “Staff Officer’s Field Manual, Organizational, Technical and Logístical Planning factors”, Field Manual 101-10-1/2;Washington D.C.: US Department of the Army, October 7, 1987, pp. 4-11),
22. Thomas, T.L., O'Hara, C.P., “Combat Estrés in Chechnya: The Equal Opportunity Disorder". Army Medical Department Journal. Jan-Mar 2000.
23. “Training for Urban Operations”, Lessons learned for Soldiers, Vol 9, N. 2, Mayo 2002. The Army Lessons Learned Centre. PO Box 17000, STN Forces, Kingston, ON K7K 7B4. Canada.
24. Villalonga, L.M., Alsina, J., "Armas no letales". Revista Española de Defensa; págs. 50-53, diciembre de 1998.
25. Yheskel , B., “Military Operations in Urbanized Terrain (MOUT), Medical Aspects, Lebanon War 1982 - A Case Study”. Occasional Paper, August 1985.
26. MajGen Robert H.Scales, “Urban Warfare: A soldier’s view”. Military Review. January-February 2005
27. Gawande A: Casualties of war: Military care for the wounded from Iraq and Afghanistan. N Engl J Med 2004; 351: 2471-247 



Reproducido de International Review of the Armed Forces Medical Services Volume 77/2, p.108 (2004) 

Fuente